hollisterclothingoutlet
Ropa de bebé

Aborda Antonio Ramos Revillas el duro mundo de las periferias en 'Salvajes'

Por hollisterclothingoutlet 30/04/2022 220 Puntos de vista

Hablar sobre los chicos que habitan en las periferias y cómo se vive en estos lugares son algunos de las intereses por los que apuesta el escritor Antonio Ramos Revillas en su nueva novela 'Salvajes' (Fondo de Cultura Económica), una historia que nos lleva hasta Monterrey, que en palabras del autor es una ciudad con una mística buena y mala, pero muy particular.

Entorno difícil

'Salvajes' tiene como protagonista a Efraín, un chico que vive en lo alto del cerro, a donde nadie quiere subir. Su vida, ya complicada y con carencias se torna más difícil cuando un día, violentamente, la policía se lleva a Má. Así, tanto él como sus hermanos Fredy y Marcos, deberán buscar la manera para liberarla, a la vez que deberán cuidarse de no pedir ayuda a la gente equivocada en su colonia.

En entrevista para DEBATE, Antonio Ramos Revillas comparte que uno de sus propósitos con esta novela era hablar sobre los chicos de las periferias. “Siempre fue mi intención hablar sobre cómo se vive en la orilla de la ciudad o en los espacios donde aparentemente no hay nada que hacer, o no hay dinero, y cómo a pesar de eso hacemos ahí nuestros lugares, nuestros espacios a salvo, espacios de ocio, donde jugamos, nos arriesgamos y donde trabajamos”.

Asimismo, asegura que con esta historia quería apartar esas etiquetas que relacionan la pobreza con la delincuencia. “Hay muchos chicos y chicas que viven en estos entornos y que no necesariamente se van a volver delincuentes, aunque haya muchos cerca de ellos. No porque eres pobre es igual a ser flojo o ser delincuente, tenemos esta etiqueta muy marcada".

Aborda Antonio Ramos Revillas el duro mundo de las periferias en 'Salvajes'

"Quería mostrar este mundo y esas decisiones en el cual no todo está mal, sí queda un poco de esperanza, pero también que no hay una escalada social. Por las mismas condiciones tal vez el mayor éxito que tendrán muchos chicos y chicas de este país será no morir jóvenes porque se metieron con el narcotráfico, pero socialmente tal vez no saldrán de ese entorno, ahí se casarán, ahí se convertirán en adultos”, agrega.

Ramos Revillas indica que la nostalgia fue su mayor estado de ánimo al contar esta historia, pues incluyó experiencias que vivió de cuando aún vivía en casa de sus padres. “Estaba reescribiendo cosas que yo viví o cosas sobre los entornos en que yo crecí. Por ejemplo, la colonia donde viven mis padres sigue la misma donde yo crecí, ha cambiado un poco pero sigue siendo igual. Es una colonia que durante la etapa más dura de la guerra contra el narcotráfico colocaban mantas para avisarle a los vecinos que nos teníamos que guardar y a cierta hora ya no podíamos salir y todos lo asumíamos como ‘bueno’, y en las noches oías las balaceras. Hay mucha cosa personal ahí puesta o que me ha tocado ver”.

Cercanía del norte

Antonio Ramos Revillas señala que 'Salvajes' no es una novela de denuncia, sino que los temas presentados, tales como la violencia, son parte del contexto de los personajes. “Si yo escribía una novela sobre un chico en estas condiciones (de pobreza), pues no podía mandarlo a comprar su ropa en Galerías Monterrey o que se metiera a tomarse un café en algún lugar, porque no lo hacen. Quise ser muy respetuoso del entorno, quise ser verosímil”.

Además de incluir anécdotas personales o algunas que ha escuchado, el autor asegura que le debe cierto sentido de su escritura a las crónicas 'Malayerba', del periodista sinaloense Javier Valdez Cárdenas. “Estas crónicas retratan el mundo colateral a la gente que vive en espacios de violencia como el narcotráfico, entonces, cuando estaba escribiendo el libro, dije ‘tengo que ser lo más cercano a estas malayerbas’, no mostrar el horror porque quiera mostrarlo sino cómo está ahí colateral. El lector se fija en esos detalles a veces”.

El ganador del Premio a las Artes 2015 por la Universidad Autónoma de Nuevo León recuerda que una vez le contaron una historia sobre unos niños en Guasave “que estaban haciendo una obra de teatro y la obra era El Cocinado. Eran unos niños que jugaban a cocinar a sicarios, niños de 9 a 11 años que se hacían pasar por sicarios, por el traidor y por el que iban a cocinar. Cuando me contaron esa historia yo me fui para atrás”, narra sobre esta historia que se incluye como un pasaje en la novela.

Finalmente, Ramos Revilla invita al público sinaloense a leer 'Salvajes'. “Van a encontrar una cultura norteña con la que se pueden sentir un poco en casa, tal vez peligrosamente en casa, porque somos ambos estados violentados por el narcotráfico”.

Artículos relacionados

De compras por las mejores tiendas 'vintage' para renovar el armario sin mucho gasto

Coronavirus: así tienes que lavar la ropa para eliminar todos los gérmenes