hollisterclothingoutlet
Moda Femenina

Raúl Castañeda, víctima de la usura, fundó un despacho para combatirla sin ser abogado y le va bien

Por hollisterclothingoutlet 20/11/2022 32 Puntos de vista

El empresario Raúl Castañeda denomina su guerra contra la usura como «la revolución de las injusticias». Fundó un despacho de abogados en Barcelona, Preico Jurídicos, después de que los créditos usurarios le dejaran sin nada.

Sin ser abogado.

«Sufrí una estafa financiera por parte de Cofidis», relata Castañeda a Confilegal. «Tenía una empresa en la que vendíamos colchones de alta gama, financiábamos los productos a nuestros clientes, pero el dinero en lugar de ingresárselo al cliente me lo ingresaban a mi restándole un 10 %, que se guardaban en un fondo global no específico para luego devolvérmelo en cinco años».

Sin embargo, pasado ese tiempo la entidad no le devolvió el dinero de los clientes que no habían hecho frente al pago. «Alegaron que algunos estaban en paro, otros se habían divorciado…, así que como habían dejado de pagar, me lo restaron a mi. Estamos hablando de cantidades muy altas de dinero».

«Yo tenía una empresa de 131 empleados y cinco oficinas», prosigue. «Y por culpa de esto tuve que dejar de financiar. Me disminuyeron mucho las ventas, provocando el cierre de la empresa. Incluso perdí mi casa y me tuve que ir a vivir a un almacén con mi mujer y mi hija. Estuvimos 6 meses. Esto ocurrió entre el año 2015 y 2016″.

«Mi empresa no tenía nada que ver con el mundo jurídico. Es más, no tengo estudios cursados en este sentido. Pero durante esos meses que estuve viviendo allí en la nave solo tenía odio y sed de venganza contra Cofidis. Por lo que me había sucedido«, precisa.

Recuerda que viviendo todavía en el almacén, una clienta le dijo: «por esos intereses los tendrían que denunciar».

«Eso me llamó mucho la atención y me puse a buscar cosas sobre usura. Encontré la ley de 1908 (Ley Azcárate) y pensé que si el artículo 1 decía ‘será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero’, y Cofidis estaba aplicando un 24%, cuando el interés normal del dinero se encuentra en un 8%, entonces que tendría que ser usurario».

Para Castañeda fue como una epifanía, un momento «Eureka», en el que todas las piezas que, hasta ese momento no habían encajado, encontraban su sitio.

Ahí empezó todo.

DEMOSTRÓ QUE ERA VIABLE UN DESPACHO DE ESTE TIPO

Vio que no era necesario ser abogado. Que lo importante era saber sacar una empresa adelante y, sobre todo, había que saber vender. Ese era un campo que él controlaba a la perfección. Jugaba en casa.

Raúl Castañeda, víctima de la usura, fundó un despacho para combatirla sin ser abogado y le va bien

«Busqué abogados que les interesara llevar estas demandas porque yo podía captar muchos clientes, los cuatro primeros me dijeron que no. Pero el quinto me dijo que sí. En cuatro o cinco meses capté 3.000 personas, 3.000 clientes al fin y al cabo, que decidieron confiar en mí y presentar demandas por usura«, revela.

Cuenta que pronto la Justicia comenzó a darle la razón en las reclamaciones que presentaba contra los créditos usurarios. Ahí nació Preico Jurídicos.

Insiste en que la idea de montar una empresa de servicios jurídicos dedicada a las cláusulas usurarias «surgió por la venganza. No soy abogado. El hecho de no serlo, me llevó a desconfiar mucho hacia el sector de la abogacía porque me decían que donde iba una persona que no entendía de leyes a motivar a que personas presentaran demandas. Que había mucho riesgo«.

Sin embargo, «a mi me hacía sentir bien, porque había muchas personas a las que había motivado a que financiaran colchones y a cambio pagaron unos intereses usureros a Cofidis. Yo nunca he ganado nada con las financiaciones. Fue mi afán de hacer justicia lo que me llevó a implicarme de esta forma. Ahora en el despacho estamos facturando millones de euros. He venido aquí para quedarme. En el despacho hay 20 abogados ejercientes, y no ejercientes unos 60 más».

Reconoce que le han acusado de intrusismo: «Recibí un total de tres demandas y dos querellas. Los abogados creían que estaba haciendo intrusismo. Hubo como 14 más que vinieron del Colegio de Abogados de Barcelona».

Pese a ello, defiende su trabajo. «Yo no me estoy entrometiendo en nada, porque para hacer una reclamación previa, llegar a un acuerdo extrajudicial o llevar al cliente a una negociación con el banco o la entidad no necesitas ser abogado. Solo será preceptivo para cuando quieras presentar la demanda ante el juzgado y para defender la causa».

ASEGURA QUE TIENE CAUSAS ABIERTAS CON 183 ENTIDADES DIFERENTES

Así que, «todo lo que sea de puertas del juzgado para afuera, siempre que recibas un poder del cliente ante notario para que le representemos ya es válido. Yo soy el representante de mis clientes en una negociación, pero el que lleva el caso ante los juzgados es un abogado«.

Actualmente, asegura que tiene causas abiertas contra 183 entidades diferentes y 28.000 reclamaciones en vía judicial o extrajudicial.

En marzo de 2020, el Tribunal Supremo declaró como usura, en un asunto de WiZink Bank, los contratos ‘revolving’ con intereses superiores al 20%.

Desde entonces, se han sucedido las sentencias dando la razón a los consumidores en este tipo de reclamaciones. Sin embargo, a día de hoy los expertos reclaman una reforma que aporte seguridad jurídica ante las diferente interpretaciones que se han derivado de la sentencia de la Sala de lo Civil.

En algunos casos, las Audiencias Provinciales ya están fijando un criterio como tope. Es el caso de la Audiencia Provincial de Cádiz que recientemente alcanzó un acuerdo por el que fija el límite en un 30%.

No es la única. También la Audiencia Provincial de Albacete y la de Barcelona han llegado a acuerdos similares. En el caso de que se fijase ese tope máximo en un 30%, España se alinearía con países de nuestro entorno como Francia, Alemania o Italia. Portugal, en cambio, lo sitúa en el 25%.

Castañeda reconoce que espera que se aclare la interpretación, ya que, a su juicio, «el Supremo tampoco ha fijado el 20% como tope, no lo ha dejado claro. Yo tengo sentencias con 16% TAE ya usurario, porque la tasa en su día estaba a lo mejor 7%».

Por otro lado, apunta, que ante esta situación, «en muchos juzgados se está poniendo de moda que aceptan antes la falta de transparencia que la usura porque en muchos créditos ‘revolving’ las entidades alegan que es por la solvencia del cliente y la rapidez con la que solicitaban el crédito, y los jueces por no meterse discutir esa usura van por la transparencia».

Sin embargo, subraya, «la usura sigue estando de actualidad porque las financieras y los bancos se aprovechan de los clientes. Saben cuándo tienen y no tienen dinero».

Castañeda no está de acuerdo con fijar el tope en un 30%, porque «rompe la economía de cualquier familia. Una persona a la que se le aplique un 30% significa que le estás ahogando y sangrando a intereses».

Entre sus próximos planes, explica, se encuentra llevar este asunto a Europea para que los créditos por encima del 20% se consideren directamente usurarios y se castigue a España.

Para ello, contará con un despacho con sede en Bruselas como Navas & Cusí.

Y es que, «no es fácil evitar ser víctima de la usura porque vivimos en la sociedad del consumismo», afirma, «nos tienen acostumbrados a que tenemos que financiar hasta las vacaciones, cuando eso tendría que ser un dinero ahorrado. Para evitar realmente ser víctima lo que hay que hacer es tener una economía sana, no vivir por encima de nuestras posibilidades y ahorrar. Parece fácil pero no lo es, soy consciente».

Conoce de primera mano este tipo de créditos, «es difícil salir por la trampa que hay detrás».

En esta noticia se habla de:

AbogadosCláusulas abusivasCláusulas hipotecariasCOFIDISDerechos de los ConsumidoresrevolvingTarjeta revolvingNoticias Relacionadas:Erausquin: «El Gobierno debe cambiar el IRPH por el Euribor por ley porque ya vemos como está el Supremo» Patricia Suárez (Asufin): ‘El TS opta, una vez más, por la interpretación más desfavorable para el consumidor en materia de IRPH’ 14 de marzo: Fin del plazo que tienen las empresas para reclamar el lucro cesante por culpa del COVID Pérez-Llorca potencia su área de litigios de propiedad intelectual e industrial Inmaculada Herranz se incorpora al área laboral de BDO Abogados Jesús Sánchez, decano del ICAB: «Sin dotación presupuestaria cualquier reforma procesal que se plantee no va a funcionar»

Artículos relacionados

Los 8 trucos para comprar ropa de manera sostenible

Estas prendas de vestir pueden perjudicar tu salud, ¿quieres saber por qué?