hollisterclothingoutlet
Ropa de moda para niños

Cómo un MBA de la Universidad de Harvard está transformando la atención a las personas sin hogar | El Nuevo Herald Trabaja 18 horas diarias, pero le encanta ayudar a los desamparados de Miami

Por hollisterclothingoutlet 25/07/2022 260 Puntos de vista

Miami-Dade

por Mimi WhitefieldEspecial para el Nuevo Herald Cómo un MBA de la Universidad de Harvard está transformando la atención a las personas sin hogar | El Nuevo Herald Trabaja 18 horas diarias, pero le encanta ayudar a los desamparados de Miami Cómo un MBA de la Universidad de Harvard está transformando la atención a las personas sin hogar | El Nuevo Herald Trabaja 18 horas diarias, pero le encanta ayudar a los desamparados de Miami

ORDER REPRINT→

Quienes conocen a Symeria Hudson, la presidenta ejecutiva de la Alianza Chapman, dicen que parece tener energía suficiente para dos.

Aporta “una energía ilimitada y una gran actitud a su empleo”, dice Allan Pekor, veterano miembro de la junta directiva de Chapman.

Lee sobre los habitantes del sur de la Florida que marcan la diferencia en sus comunidades

Este es un vistazo la jornada de Hudson.

5 a.m. — Se despierta en su condominio de Fort Lauderdale. “Siempre he sido una persona madrugadora”, dice Hudson. Mientras se pone un traje sastre de pantalón negro y se prepara para el día, su esposo Gary se va a dar un paseo en bicicleta de entre 20 y 30 millas.

El Gran Debate

Una mirada semanal a las columnas de los escritores de opinión de el Nuevo Herald

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de Privacidad y Términos de Servicio de Google.

A ella le toca ir al gimnasio por la tarde mientras él cuida de Garrett, su hijo de 3 años, y es muy estricta en cuanto a estar allí casi todos los días. Antigua maratonista, ahora prefiere levantar pesas y una rutina de gimnasio que incluye sentadillas y zancadas.

6:30 a.m. — Es hora de levantar a Garrett y prepararlo para su escuela Montessori. Ya le ha preparado el almuerzo y la merienda y la mayoría de los días se prepara su propia bolsa de almuerzo.

7:30 a.m. — Toda la familia sale y Gary se encarga de dejar al niño en la escuela. Dependiendo del tráfico, su viaje puede durar entre 45 minutos y una hora y media; espera que el viaje sea más corto cuando Brightline reanude su servicio en noviembre.

Durante el trayecto, suele participar en dos o tres teleconferencias y se pone en contacto con su esposo para ver si llegaron bien a la escuela. Durante el viaje de hoy conversa con su asistente administrativa sobre su calendario, habla con el director financiero de Chapman y hace una llamada al vicepresidente de servicios residenciales.

Las noticias locales nunca han sido más importantes

Suscríbase para obtener acceso digital ilimitado a las noticias importantes de su comunidad

#TuNoticiaLocal

8:35 a.m. — Hudson se conecta a otra conferencia telefónica mientras entra en el estacionamiento de Chapman, un edificio gris que ocupa una manzana en North Miami Avenue. No hay ningún cartel en la fachada, un esfuerzo por preservar el anonimato de algunos residentes que son víctimas de abusos domésticos y atenuar cualquier estigma sobre la vida en un refugio para personas sin hogar para los niños que toman sus autobuses escolares en la puerta cada día.

“Buenos días”, dice a todas las personas con las que se cruza: el personal, los residentes y los posibles usuarios sentados en el vestíbulo de la planta baja. “Es muy importante que entren por la puerta y sientan algo de cordialidad”, dice. Nadie llega directamente de la calle a Chapman. Son remitidos por el Miami-Dade Homeless Trust.

Unos minutos después, Hudson llega a su oficina y enciende CNN, sin sonido. Mientras responde a los correos electrónicos y atiende las llamadas, es una compañía constante que la ayuda a mantenerse al tanto de lo que ocurre en el mundo.

10 a.m. — Hudson charla con un reportero y un fotógrafo del Miami Herald en una mesa de conferencias blanca y redonda con una orquídea rosa en el centro.

Dice que siguió acudiendo a la oficina todos los días durante la pandemia. “No abandono a mi equipo”, dice Hudson.

Los protocolos estrictos por el COVID-19 están funcionando

La Alianza Chapman elaboró un protocolo de 200 páginas para mantener al personal y a los residentes a salvo durante la pandemia y entró en acción pronto, reuniéndose en febrero de 2020 mientras aumentaban los casos de COVID-19 en Europa.

“Creamos una sala de guerra en la cafetería”, dice Hudson. El uso de mascarillas es obligatorio y hay mascarillas N95 donadas en el vestíbulo para los visitantes.

El esfuerzo ha dado sus frutos. El año pasado, la tasa de positividad en las instalaciones de Chapman fue inferior al 2%, y este año, incluso con el aumento de la variante delta, la tasa de positividad del COVID está entre en alrededor de 2.8%, afirma Hudson.

10:30 a.m. — Comienza a recorrer el centro de Chapman, que tiene 500 camas. Intenta hacer las rondas semanalmente o al menos dos veces al mes.

“Se trata de pasar tiempo con la gente”, dice Hudson. “A veces la gente me dice: ‘Nos haces sentir como si fueras uno de nosotros’, y yo digo que es porque lo soy”. Todos los miembros del personal de Chapman tienen su número de teléfono móvil personal y de trabajo, dice.

Aunque Hudson trata a todos con dignidad, sigue siendo una líder fuerte y exigente, dice Pekor. “Ella trabaja muy duro y cuando ves eso en la cima, es muy motivador”.

Madre empática

La empatía, dice Hudson, está en su ADN. Es lo que vio al crecer en su madre, que crió a cinco hijos trabajando como asistente de contabilidad tras su divorcio. Si alguien estaba necesitado, dice, su madre le daba empleos ocasionales y le daba de comer. No era raro, dice Hudson, encontrar a un adolescente del vecindario que había sido expulsado de casa durmiendo en el sofá de su familia.

Cómo un MBA de la Universidad de Harvard está transformando la atención a las personas sin hogar | El Nuevo Herald Trabaja 18 horas diarias, pero le encanta ayudar a los desamparados de Miami

Tarda aproximadamente una hora y media en hacer sus rondas. Además de saludar a todo el mundo personalmente, se pone al día y escucha sus preocupaciones.

La primera parada de Hudson es el despacho de Xiomara Alonso, vicepresidenta de Recursos Humanos. Hablan brevemente sobre su próxima reunión para poner en práctica los valores y principios rectores de Chapman.

“Mire nuestro intrépido equipo”, dice Hudson mientras se acerca a la oficina de Desarrollo, donde cuatro mujeres están sentadas a una mesa de conferencias discutiendo cómo ampliar la base de donantes de Chapman.

“Adelante, puedes tocar la campana”, le dice Arlene Peterson, directora senior de Desarrollo. Hudson toca una campana que se hace sonar cuando llega una donación o una “oportunidad increíble”. Esta vez se trata de una donación de $25,000 de Florida East Coast Industries que apoyará el programa de oficios de Chapman.

Cuando se dirige a saludar a Anthony Henderson, el director de Gestión de Proyectos e Inteligencia Empresarial, para hablar de los nuevos esfuerzos para recopilar, analizar y almacenar mejor los datos de los clientes, vuelve a sonar la campana. “Hay más dinero”, dice Hudson.

Sobre su mesa se extienden los planos de la construcción de la nueva Social Enterprise Academy de Chapman, un esfuerzo por conseguir que los residentes reciban la capacitación que necesitan para conseguir mejores empleos y evitar quedarse sin hogar.

“Es difícil conseguir una vivienda si no tienes un salario digno”, dice Hudson.

La falta de vivienda asequible en la zona de Miami se ha convertido en un verdadero problema. Para remediarlo se necesitarán terrenos, financiación y experiencia, dijo Pekor en una entrevista posterior. “Nosotros en Chapman somos un componente, pero crear más vivienda asequible requerirá un esfuerzo de la comunidad en general”.

Más tarde, Henderson se reunirá con Hudson al otro lado de la calle, en un almacén de Chapman que se está convirtiendo en la nueva sede de la Social Enterprise Academy.

Pero antes lo pone al día sobre la Chap-App, una herramienta de comunicación que se creó para que los asistentes de Social Enterprise Academy se mantuvieran en contacto durante la pandemia, pero que se ha ampliado hasta convertirse en una plataforma de gestión virtual de casos.

“Es una herramienta muy eficaz. Nos ayuda a ver más usuarios”, dice Hudson. “Literalmente, escribimos este programa sentados en mi despacho. Las empresas están dispuestas a pagar por esto, y nosotros lo hicimos gratis aquí mismo”.

“Hola, hola”, dice Hudson a Howard Rubin, el director de Finanzas, antes de dirigirse a la zona de residentes de la planta baja, donde se le une Ben Johnson, un ex infante de Marina que pasó muchos años sin techo en las calles de Miami.

Lleva 19 años en Chapman y hace un poco de todo, desde servir de guía hasta saludar cariñosamente a los visitantes y, recientemente, embellecer un patio interior.

“Le llamamos el alcalde de Chapman. Suele acompañarme cuando hago mis rondas”, dice Hudson.

La visión de Alvah Chapman

La sombra de Alvah Chapman sigue planeando sobre la organización que lleva su nombre. Chapman, ex presidente ejecutivo de Knight Ridder y editor del Miami Herald, quien movilizó a la comunidad para que se ocupara del problema de las personas sin hogar, murió el día de Navidad de 2008. Fundó la Alianza Chapman en 1992 y abrió el campus del Homeless Assistance Center en 1995.

“Me hubiera gustado tener el placer de conocer al señor Chapman y a la señora Chapman”, dice Hudson. “Atrajo a la gente porque confiaban en él”.

Mientras Hudson y Johnson se detienen frente a un busto de Chapman en un pequeño patio, Johnson cuenta que, cuando era un indigente, vivía bajo el paso subterráneo en la ruta que Chapman solía tomar para ir a casa por la noche. “Yo era la persona del barrio allí abajo. Entonces no sabía que Dios pasaba por encima y que veía lo que pasaba”, dice Johnson.

“Fue la visión del señor Chapman poner la Alianza Chapman en Overtown, justo a la vuelta de la esquina de donde estaban las drogas”, dice Johnson. “Ahora [Hudson] va a hacer un trabajo estupendo cuando esté aquí y cuando no esté”.

“Por eso camino con él, por los momentos de inspiración y por las historias”, dice Hudson.

10:55 a.m. — Hudson entra en la cafetería para ver a los cocineros.

“Sé que si no vuelvo, estaré en su lista negra”, se ríe. Angel Cline, el jefe de Operaciones, tiene capacitación culinaria y no se contenta con poner comida en un plato, dice Hudson. En el menú del almuerzo de ese día: sopa de calabaza, bocadillos de pavo, papas fritas, ensalada y fruta.

La cafetería, recientemente remodelada, ha estado cerrada durante la pandemia. Como parte del protocolo de la pandemia, los residentes solo toman comidas para llevar y comen en mesas de picnic en un gran patio cubierto. Los cocineros de Chapman alimentan a unas 400 personas al día, ya que parte de la comida que preparan se envía a otras instalaciones que ayudan a los indigentes.

Un ‘refugio seguro’ para todos

11:10 a.m. — Hudson se dirige a Family Resource Center, donde hay tutorías, computadoras para las tareas y una biblioteca. Es aquí donde los jóvenes residentes de Chapman se reunieron el año pasado para recibir clases virtuales. Aquí también se imparten clases de habilidades para padres, mecanografía y tecnología.

Los alumnos de Chapman tienen que hacer las tareas, pero después de las 6 p.m., el centro ofrece clases de manualidades, noches de cine y torneos de juegos. Se ha establecido un sistema de puntos que premia a los alumnos que están listos para ir a la escuela, asistan a las sesiones con sus tutores y hagan sus tareas. Pueden comprar pequeños artículos en línea con sus puntos o depositarlos en el banco.

“Esto forma parte de nuestro programa de educación financiera”, dice Hudson. “Desgraciadamente, vemos que la falta de vivienda es generacional”, así que cuanto más desarrollen los niños buenos hábitos para manejar el dinero, más posibilidades tendrán de conseguir empleo y mantenerse fuera de la calle.

Gigantescas figuras de jugadores actuales y antiguos de los Heat adornan las paredes.

“Me encanta la sensación que da esto”, dice Hudson. “Es el corazón de nuestro centro. Queremos que la gente sienta que es un refugio seguro”.

11:20 a.m. — Hudson pasa por un patio de recreo donde los niños inscritos en el programa Head Start juegan a perseguirse. El programa Head Start es operado por las Escuelas Públicas de Miami-Dade y está abierto tanto a los niños del barrio como a los que viven en Chapman.

Su siguiente parada es una gran sala abierta habilitada como e Mobile Closet, donde ropa, zapatos, mochilas y bolsos donados —tanto nuevos como poco usados– están dispuestos en estantes y mesas. Los residentes pueden elegir un número fijo de artículos por semana.

“Está organizado para que puedan tener una experiencia como la de ir a una tienda”, dice Hudson. “Avísame si necesitas ropa de bebé”, le dice a la encargada de Mobile Closet. Cuando a su hijo le queda pequeña la ropa, la trae.

11:35 a.m. — Es el momento de visitar a los gestores de casos y a su supervisor. “Estoy oyendo cosas increíbles”, dice Hudson a un nuevo trabajador.

Los residentes suelen reunirse con sus gestores de casos cuatro o cinco veces por semana. Durante el día, los dormitorios están cerrados porque los residentes están en sus empleos o en la escuela, trabajando para tratar de conseguir un empleo o dando otros pasos hacia la autosuficiencia y hogares más permanentes.

La estancia promedio en Chapman es de 90 a 100 días; en el último año, la asociación ha ayudado a 1,200 personas a encontrar empleo, dice Hudson. Alrededor de la mitad de los residentes de Chapman están listos para un empleo, dice.

11:45 a.m. — Se dirige a un almuerzo de trabajo –una ensalada César de pollo para llevar– en la sala de conferencias.

Alonso, el jefe de Recursos Humanos, se detiene para informarle del borrador final de los nuevos principios rectores de Chapman. Hacen hincapié en la amabilidad, la colaboración y en tomarse un tiempo para la pausa. “¿A dónde vamos a partir de aquí para que esto se extienda más ampliamente por toda la organización?”, le pregunta Hudson.

12:30 p.m. — Henderson le informa sobre el proyecto de la Social Enterprise Academy. El almacén de 4,000 pies cuadrados, que estaba repleto de donaciones, se ha vaciado en 70%, dice, y se espera que pronto se seleccione un contratista.

Se añadirá un entrepiso de 2,500 pies entre el primero y segundo pisos y las aulas rodearán un atrio central donde se instalarán las estaciones de trabajo.

Gran demanda de programa de capacitación laboral

La Social Enterprise Academy es el bebé de Hudson. Las clases de carpintería y electricidad empezaron en enero de 2020, justo cuando la pandemia se estaba haciendo notar y el programa, impartido en colaboración con la Universidad Internacional de la Florida (FIU), pasó rápidamente al aprendizaje virtual.

Ya se ha graduado su primera clase de 29 estudiantes. Hudson espera ampliar el programa de oficios de la construcción, y añadiendo clases para ayudar a los residentes a convertirse en asistentes de enfermería y trabajar en seguridad cibernética.

“Si estamos construyendo, tenemos que pensar en construir para el futuro”, dice Hudson. “El programa tuvo tanta demanda que no pudimos aceptar a todos los solicitantes interesados”. Ahora la capacitación solo está disponible para los residentes de Chapman, pero eventualmente Hudson quisiera ampliarla a los miembros de la comunidad.

Cuesta $7,300 que un estudiante curse el programa de certificación de 15 meses y Hudson espera que empresas y particulares patrocinen a los alumnos. “Ahora tienen las certificaciones que necesitan cuando solicitan un empleo”, dice Hudson.

La recompensa para los graduados en carpintería, dice, es un empleo que suele empezar en $18 por hora, muy por encima del salario mínimo por hora de la Florida, recientemente aumentado a $10.

Pero Hudson tiene planes aún mayores. “Esperamos llegar hasta la capacitación empresarial. Ese es el próximo horizonte”, dice.

1:30 p.m. — Hudson se dirige al centro de pruebas de COVID-19 que se ha instalado en un estacionamiento de Chapman. Los miembros del personal que no están vacunados deben hacerse la prueba semanalmente y los que están vacunados deben someterse a una prueba mensual. El centro de pruebas también sirve a la comunidad circundante.

Las pruebas en el lugar comenzaron en las instalaciones de Miami el 13 de septiembre y en Homestead el 23 de septiembre, y Hudson quiere conocer al personal de Curative, que gestiona el centro. “¿Hay algo que necesite o en lo que podamos ayudarle?”, pregunta. Mientras está en el centro de pruebas, Hudson se hace la prueba, que se envía al laboratorio todas las noches y los resultados llegan en dos días.

2 p.m. — Ha llegado el momento de ver el progreso de la Social Enterprise Academy de primera mano y de charlar con el arquitecto.

Todavía hay paquetes de pañales desechables donados, productos de papel, una máquina de pinball de Star Wars, cajas de ropa e incluso un oso de peluche gigante que hay que ubicar en otras instalaciones de Chapman, pero con el edificio casi despejado, es hora de concentrarse en lo que llegará a ser.

La colocación de la primera piedra del proyecto está prevista para noviembre. “Envía invitaciones a [la alcaldesa Daniella] Levine Cava y a [el superintendente escolar de Miami-Dade, Alberto] Carvalho”, indica a un empleado. “Aquí también necesitaremos un paisaje”.

“En el fondo, Chapman siempre va a ser un refugio, pero también estamos creando servicios. Pero tenemos que asegurarnos de prestar los servicios adecuados”, dice Ed Joyce, el nuevo presidente de la junta directiva de Chapman.

“Estamos muy orgullosos del trabajo que ha hecho Symeria en esto”, dice Joyce, que se ha pasado por aquí para ver los avances en la Social Enterprise Academy.

Al seleccionar a Hudson para dirigir la asociación, “nos salimos del molde típico de las organizaciones sin ánimo de lucro, pero pensamos que necesitábamos a alguien con sus habilidades. Sabíamos que era el momento de hacer algo diferente. El aspecto financiero es muy importante hoy en día”.

Joyce ha participado en la Alianza Chapman desde su creación.

Al principio de su carrera, dice Joyce, Alvah Chapman siempre le animó a involucrarse en la comunidad, un esfuerzo que, según Chapman, ayudaría a su carrera y le ayudaría a él personalmente.

Después de explicarle su idea de ayudar a los indigentes, Chapman le dio a Joyce, que pasó 37 años en Northern Trust, un encargo: salir y presentar la idea a personas de alto patrimonio de la comunidad. “Alvah realmente desafió a los líderes empresariales a ser líderes de la comunidad”, dice.

Su liderazgo brilló durante la pandemia

Cuando la salud de Chapman empezó a fallar en sus últimos años, hubo un vacío en el liderazgo de la comunidad, dice Joyce. “Estamos muy contentos de contar con Symeria y su equipo. Tuvimos que cambiar rápidamente [durante la pandemia] y el liderazgo que ella ha aportado ha brillado realmente en un entorno muy difícil”.

3 p.m. — Hudson se pone al día con el trabajo de oficina.

3:45-4 p.m. — Se detiene en el Family Resource Center para charlar con Sharena Harris, de 18 años, que participó en el programa de prácticas remuneradas de cuatro semanas de Chapman para jóvenes adultos. Como parte de su proyecto, Harris aprendió a producir y realizó entrevistas para un podcast en el que participaron Pierre Hosang, director técnico del club de fútbol Miami Krew, y la estrella del atletismo Michelle Atherley.

“¿Cuál fue la lección que te atrapó?”, le pregunta Hudson. “Pierre salió adelante y yo también lo estoy haciendo”, dice Harris. “Todo el mundo se encuentra con cosas buenas y malas, pero así es la vida. Es un viaje”.

La madre de Harris vivía en Chapman, pero se ha mudado. Harris, que todavía está en la escuela secndaria y trabaja por las noches en Wendy’s, se quedó. Pero le dice a Hudson que ha encontrado una vivienda y que se mudará pronto. “Vamos a encontrar un momento para hablar de nuevo antes que te vayas”, le dice Hudson.

4:20 p.m. — Con la esperanza de evitar al menos parte del tráfico de la hora pico, Hudson se marcha en su auto a Fort Lauderdale, pero el tráfico en la I-95 está atascado.

6 p.m. — Hudson suele ir directamente al gimnasio desde el trabajo, pero hoy se va a casa porque están de visita un reportero y un fotógrafo.

El nuevo piso tiene un mobiliario contemporáneo en tonos suaves de gris, negro y blanco, diseñado por Gary (el diseño es su afición, dice). La pareja está interesada en la tecnología, y Hudson admite tener ocho televisores en la casa.

7 p.m. — La niñera de Garrett se va y él sube a visitar a sus padres y a cenar masitas de pollo. Su marido suele cocinar y ella ayuda a servir la comida.

“Mi esposo me apoya mucho”, dice Hudson.

Hudson se ocupa de la hora del baño con Garrett y luego, de 8 a 8:30, quizá juegue a identificar tarjetas con él y a leerle. “Podríamos completar tres o cuatro libros de cuentos por noche”, dice Hudson.

Pero esta noche, Garrett recibe un regalo especial porque se ha portado muy bien mientras sus padres han recibido a las visitas. Su padre le lleva al estacionamiento, donde conduce un Jeep en miniatura que le ha enviado un amigo de Londres. Su padre controla el vehículo con un mando a distancia.

9 p.m. — Es hora de preparar a Garrett para ir a la cama, pero el día de Hudson no ha terminado. “Me gusta preparar el trabajo del día siguiente y responder a los correos electrónicos que no he podido atender durante el día”, dice.

11 p.m. — Las luces se apagan para Hudson. Ha sido un día largo, pero dice que a menudo ha tenido jornadas más largas en el mundo empresarial. “Ahora doy más prioridad a mi familia”, dice. Pero rápidamente añade: “Me encanta trabajar porque me apasiona lo que hago”.

Usted puede contactar a Mimi Whitefield en MimiWhitefield@gmail.com

Esta historia fue publicada originalmente el8 de noviembre de 2021 2:59 pm.

Artículos relacionados

Ten cuidado: Aquí te decimos los peligros de tender la ropa mojada dentro de casa

La aceleradora de Juan Roig, propietario de Mercadona, abre una tienda 'pop up'