hollisterclothingoutlet
Moda Femenina

Símbolos: el foco en objetos de la monarquía que permanecen inalterables - Toda la semana Símbolos: el foco en objetos de la monarquía que permanecen inalterables

Por hollisterclothingoutlet 20/09/2022 76 Puntos de vista

Símbolos. El cetro, la corona, la espada y el trono son los objetos asociados a la monarquía. Una institución cuyo poder ha pasado de ser otorgado por el mismo Dios a ser legitimado por las leyes de cada país. Sin embargo sus símbolos han permanecido inalterables. Claro que, aunque los cuatro nombrados son los más obvios, hay algunos más que hoy vamos a descubrir.

No es novedad para nuestros lectores que los atuendos que usan reinas y princesas emiten un mensaje y simbolizan algo mucho más abstracto y sustancial que una mera tela cosida. El lunes pasado la reina de España, doña Letizia, nos ha dado una lección de cómo lucir un estandarte de los valores monárquicos: una vez más recurrió al armario de su antecesora, la reina Sofía, y llevó, para una reunión con los embajadores, un traje estrenado en 1977. Se trata de un diseño de Valentino de top de gasa bordada con grandes flores y falda verde botella, de cintura alta, cadera ajustada y gran volumen. Se notaba que era un atuendo vintage que no había resistido con hidalguía el paso del tiempo pero eso carece de importancia ya que el mensaje es precisamente ese: la trascendencia más allá de las modas. Podemos criticar que a Letizia la pollera le quedaba grande y larga y la blusa un poco ñoña pero desde el punto de vista simbólico no hay críticas; más aún cuando hay un mensaje implícito de sustentabilidad y austeridad.

Cuando imaginamos a reyes, príncipes reinas y princesas trasladarse de un palacio a otro no nos vienen a la mente precisamente los vagones de la línea Roca. Imaginamos, más bien, carrozas de oro y corceles blancos. Y no nos equivocamos porque aunque ahora modernos aviones y automóviles están a su disposición, para los grandes acontecimientos y distancias cortas recurren a carruajes históricos que son símbolos de la grandeza de cada dinastía. De la grandeza e, incluso, de la pobreza moral.

EL CARRUAJE DORADO

Sin ir más lejos la semana pasada el rey de los Países Bajos zanjó una polémica alrededor del Goude Koets, el carruaje dorado icónico de los Orange, al anunciar que no volverá a utilizarse. Para conocer los motivos debemos hacer un poco de historia.

Entre los siglos XVII y XIX los Países Bajos invadieron África, Asia y América Central y convirtieron parte de su territorio en propio. No hubiera sido tan grave si no fuera porque el trato a los nativos fue sanguinario, porque se calcula que unos 600.000 africanos fueron vendidos como esclavos y porque parte de la riqueza de hoy proviene de la explotación desmedida de esas colonias.

Máxima y Guillermo Alejandro durante una recorrida por Amsterdam en el carruaje dorado, luego de su boda / ©KORPA

Este sentido de la superioridad de la raza blanca se ve reflejado, sin pudor, en las manifestaciones artísticas de la época. Cuando en 1898 se le encarga a Nicolaas van der Waay que decore las puertas del carruaje destinado a la reina Guillermina, confeccionado en madera de teka y revestido en láminas de oro, el artista pinta una alegoría en la que muestra a una mujer blanca sentada en un trono que es adorada por personas negras que se encuentran arrodilladas en actitud de sumisión. El tríptico es conocido como “Homenaje de las colonias” y a todos les pareció de lo más normal hasta que, por primera vez en 1990, algunas voces se alzaron para señalar el tristemente simbólico diseño.

No obstante nadie le hizo mucho caso a la protesta y se siguió utilizando para transportar a la entonces reina Beatriz al Parlamento. También en él recorrieron las calles de Amsterdam los príncipes Máxima y Guillermo Alejandro recién casados.

Símbolos: el foco en objetos de la monarquía que permanecen inalterables - Toda la semana Símbolos: el foco en objetos de la monarquía que permanecen inalterables

Los reyes de España en la recepción del Cuerpo Diplomático / Web

El debate volvió a instalarse en 2011 cuando un político holandés, nacido en Surinam, sugirió que el Goude Koets se colocase en un museo y se enseñara acerca del significado de su decoración. Más tarde se le pidió al rey que las puertas sean cambiadas por otras o que, por lo menos, se tapara el tríptico, petición que de ninguna manera se tuvo en cuenta ya que “sería modificar un acervo cultural”. De todas formas, el carruaje dejó de ser utilizado en 2015 ya que necesitaba ser restaurado y, a partir de ese año, se lo cambió por la Carroza de Cristal.

El rey, de alguna manera, pateó la cuestión para adelante y tuvo la “suerte” de que cuando el coche ya estuvo listo para usarse, el Covid impidió la pompa del Día del Presupuesto y el tema se soslayó. Pero… este año decidió, por fin, tomar el toro por las astas y en un breve discurso expresó su deseo de que el Goude Koetz permaneciera por tiempo indefinido en el museo en que actualmente se encuentra en exhibición, bien protegido entre cristales. Así se expresó:

Ropa, carrozas y vajilla no son simples objetos sino símbolos que cuentan historias

“Nuestra historia contiene mucho de lo que estar orgullosos. Al mismo tiempo, también ofrece material de aprendizaje para reconocer errores y evitarlos en el futuro. No podemos reescribir el pasado pero podemos tratar de llegar a un acuerdo juntos. Esto también se aplica al pasado colonial.

No tiene sentido condenar y descalificar lo que ha sucedido a través de la lente de nuestro tiempo. La simple prohibición de objetos y símbolos históricos ciertamente tampoco es una solución. En cambio, necesitamos un esfuerzo concertado más profundo y permanente en el tiempo. Un esfuerzo que nos una en lugar de dividirnos.

Sofía y Letizia, Dos reinas con el mismo atuendo / Web

EN EXHIBICIÓN

El Carruaje Dorado restaurado ha estado en exhibición en el Museo de Amsterdam desde junio del año pasado. La exposición finalizará en febrero pero solo podrán volver a utilizarse cuando los Países bajos estén listos. Y ese no es el caso ahora.

“No podemos reescribir el pasado pero podemos tratar de llegar a un acuerdo juntos”

Todos los ciudadanos de este país deberían poder sentirse iguales y tener oportunidades justas. Todos deben poder sentirse parte de lo construido en nuestro país y sentirse orgullosos de ello. También los holandeses con antepasados que no fueron libres. Mientras haya personas viviendo en los Países Bajos que sientan el dolor de la discriminación a diario, el pasado aún proyectará su sombra sobre nuestro tiempo y aún no habrá terminado.

Escucharse y comprenderse son condiciones indispensables para lograr la reconciliación y quitar el dolor del alma de las personas.

Sé que somos capaces de hacer eso, incluso si es un camino largo y difícil. Entiendo muy bien los diferentes sentimientos de todos. Solo si tomamos juntos este camino hacia la reconciliación, el Carruaje Dorado podrá conducir nuevamente en el Día del Presupuesto, el día en que celebramos nuestra democracia y nuestra solidaridad como pueblo holandés.”

Toda una declaración de intenciones por parte del rey que ha entendido de la importancia de los símbolos para sostener una institución tan fuerte y a la vez tan débil como la monarquía parlamentaria.

MEDIO SIGLO EN EL TRONO

El 14 de enero se celebraban en Dinamarca los 50 años de la reina Margarita II en el trono. Ya adelantamos en ediciones anteriores que las grandes fiestas habían tenido que pasarse para más adelante por la crisis sanitaria pero aún así la reina fue agasajada con una cena sorpresa en la que participaron sus dos hijos, sus nueras, sus ocho nietos y su hermana, la princesa Benedicta. Y la cena no fue la única sorpresa sino que la misma fue servida en la vajilla Flora Danica, la más importante de la Casa Real, un tesoro de valor incalculable, símbolo de poder del reino de Dinamarca.

Es raro pensar en que un plato y una fuente tengan algún significado pero muchos de nosotros nos resistimos a tirar (aunque casi no lo usemos y esté “cachadita”) la sopera de una tía segunda o la taza de té de porcelana china que trajeron los abuelos de Italia. Bueno… de eso se trata. Es símbolo de la tradición.

La vajilla, la cristalería y los cubiertos tienen mucha importancia en las galas reales

La Flora Danica es, en realidad, un compendio de dibujos y nomenclatura de flores que crecían en Dinamarca que comenzó a realizarse en 1765 a instancias del rey Federico V. Cuando se completó, 122 años después, el catálogo tenía 3240 motivos florales y constituía un gran orgullo para la ciencia danesa. A tal punto era una obra de referencia que cuando hubo que congraciarse con Catalina la Grande, emperatriz de todas las Rusias, el rey danés encargó a la Real Fábrica de Porcelana Danesa que realizara una vajilla de porcelana y filigrana en oro en la que se pintaran, a mano, las mismas flores que aparecían en el libro.

LA PINTURA

En principio la tarea de pintura fue encomendada a un solo hombre, Johann Christoph Bayer, quien había dibujado también las flores en el catálogo. Pero el pobre dejó la vida y la vista en ello y tardó tantos años que la emperatriz Catalina falleció antes de que estuviera terminado. La vajilla nunca cruzó las fronteras de Dinamarca y en 1802, con un servicio para 100 comensales finalizado, se detuvo la producción hasta sesenta años después en que, con buen tino, el trabajo de pintar flor por flor fue encomendado a 15 artesanos y no a uno solo como en el primer intento.

Algunas piezas de vajilla Flora Danica / Web

De las 1800 piezas se conservan aún 1500. Se había utilizado por última vez en 1990, en la cena de gala para festejar los 90 años de la reina Ingrid, madre de Margarita.

Flora Danica, orgullo de la producción nacional y de la familia real, fue, sin duda, la protagonista de la cena de las Bodas de Oro de Margarita y ella, tan amante del arte y los detalles, se habrá sentido sobradamente agasajada. Y tengan en cuenta que, si quieren ustedes también agasajar a alguien, una réplica de algunas piezas se encuentran a la venta en la web www.royalcopenhagen.com a precios imposibles para nuestros bolsillos con pesos.

La vajilla Flora Danica está ligada con la realeza / Web

La vajilla, la cristalería y los cubiertos tienen muchísima importancia en las galas reales. A tal punto que en 1986, cuando los entonces reyes de España Juan Carlos y Sofía visitaron a la reina de Inglaterra, llevaron la vajilla con sus iniciales (JSC) para que se utilizara en una de las cenas en la que eran anfitriones. Felipe VI sigue usando la misma hasta hoy ya que el presupuesto y el ejemplo de austeridad que quieren trasmitir impiden que puedan soñar con estrenar ni siquiera una cucharita.

Ropa, carrozas, vajilla no son simples objetos sino símbolos que cuentan historias del pasado, afianzan el poder del presente y pretenden asegurar el futuro de la institución monárquica.

Artículos relacionados

Los 8 trucos para comprar ropa de manera sostenible

Estas prendas de vestir pueden perjudicar tu salud, ¿quieres saber por qué?