hollisterclothingoutlet
Ropa de bebé

Después de 12 años. En plena naturaleza, reconoció a quien la había salvado y su reacción lo sorprendió

Por hollisterclothingoutlet 09/10/2022 89 Puntos de vista

Más de veinte años pasaron desde que Sunyei fue encontrada sola en la naturaleza en África. Era tan solo un elefante recién nacido cuando sus rescatistas pudieron saber que si no la ayudaban en ese mismo momento, su destino sería trágico. Desde la caza furtiva (especialmente por sus colmillos de marfil) hasta la destrucción del hábitat, son muchos los problemas que enfrentan hoy las poblaciones de elefantes. Arcos y flechas envenenadas, pistolas, lanzas y trampas de cable se encuentran entre las herramientas mortales que utilizan los cazadores furtivos para matar o mutilar elefantes por sus colmillos y cuernos, para traficar y vender ilegalmente.

Sunyei había quedado huérfana y fue rescatada con la ayuda de Sheldrick Wildlife Trust (un programa de rescate de elefantes huérfanos y rehabilitación de vida silvestre en Kenia). Quedarse huérfano es un evento profundamente traumático, tanto física como psicológicamente. Muchos animales llegan con deshidratación o lesiones causadas por depredadores o humanos. De inmediato fue trasladada al Parque Nacional de Nairobi, una base segura y un entorno amoroso para cuidar a estos huérfanos en un momento de mayor necesidad. Esto a menudo puede incluir un período de profundo duelo que puede durar meses mientras los huérfanos aceptan la pérdida de su madre y su familia.

Una figura especial

Fue allí donde conoció a Benjamin, el encargado principal de la guardería, quien desempeña el papel de madre de elefantes huérfanos como ella. “Él organiza el cuidado y el bienestar diario de los huérfanos, asegurándose en última instancia de que siempre estén felices y saludables”, explicó Rob Brandford, director ejecutivo del centro de rescate.

Los guardianes como Benjamin juegan un papel crucial en el apoyo y la crianza de los huérfanos: les ofrecen amor, apoyo emocional y las experiencias de aprendizaje que cada elefante joven necesita para crecer. Cuidan a los huérfanos las 24 horas del día y esto incluye dormir con ellos durante la noche en sus empalizadas individuales de forma rotativa para que no se sientan solos. Eso no es todo. Cada tres horas, los huérfanos son alimentados con mamaderas de leche -aunque los rescatados a una edad muy temprana se alimentan a libre demanda-. Como los niños humanos, los elefantes bebés necesitan juguetes y estimulación. Los cuidadores también caminan con los huérfanos en el monte durante el día en entornos variados y con acceso ilimitado a los juguetes de la naturaleza. Los vigilan en todo momento y los protegen con mantas cuando hace frío, con ropa de lluvia cuando está mojado y protector solar y una sombrilla cuando hace sol para prevenir su piel sensible de quemarse.

Después de 12 años. En plena naturaleza, reconoció a quien la había salvado y su reacción lo sorprendió

Los elefantes viven vidas socialmente complejas y orientadas a la familia, y cada huérfano tiene su propia personalidad y características únicas. También es tarea de los guardianes fomentar, en ese sentido, la dinámica social natural para que se desarrolle entre los bebés en su rebaño recién formado, mientras se complementan cuando es necesario como presencia guía, pacificadores y ejecutores de reglas. Al igual que con cualquier familia, el bienestar de los bebés es lo más importante y este cuidado materno y altamente especializado es absolutamente fundamental para ayudar a que cada huérfano se fortalezca, tanto emocional como físicamente. Pasaron los años y, bajo el cuidado de Benjamin, Sunyei creció feliz y saludable, aprendiendo de él y de otros cuidadores cómo ser un elefante.

Un largo camino a casa

En 2009, Sunyei dejó a sus cuidadores y pudo ser reinsertada en la naturaleza. Convertirse en salvaje es un proceso gradual que lleva muchos años y ocurre al propio ritmo, a menudo dictado por la edad que tienen cuando quedan huérfanos.

Como muchos otros, Sunyei fue liberada en un área protegida donde fue guiada y asesorada por huérfanos mayores que ya viven vidas salvajes y que introducen gradualmente a los más jóvenes a una vida más independiente. Convertirse en independientes es un proceso lento para los elefantes que tardan entre 8 y 12 años en sentirse cómodos y lo suficientemente seguros como para permanecer permanentemente en la naturaleza, independientemente de sus cuidadores.

Pero a pesar de vivir en libertad, siempre guardó un recuerdo especial de Benjamin. Y así lo demostró cuando un buen día decidió “pasar a saludar” a Benjamin y llevar, además, un acompañante que sorprendió a todos. “Si bien puede haber pasado más de una década desde que Sunyei eligió regresar a la naturaleza, parece que nunca olvidó la amabilidad que le demostraron”, dijo Brandford.

“El hecho de que un elefante completamente crecido y salvaje tuviera el deseo de presentar un nuevo bebé esa misma mañana a la familia humana que la crió, dice mucho sobre su inteligencia y su sentido de familia. No podemos pensar en otra razón. Ella regresó a un lugar seguro para mostrar su nuevo bebé a sus cuidadores, con quienes aún mantiene estrechos vínculos “, dijo Brandford.

Sin dudas, esa no fue la primera visita de Sunyei ni tampoco sería la última. Desde el primer encuentro, ha regresado a saludar varias veces más, lo que les permite a sus padres adoptivos la oportunidad de ver crecer a su bebé. En última instancia, su trabajo para salvar y criar a Sunyei hizo posible esa nueva generación. Y ella parece saberlo.

“Aunque Sunyei ha crecido llamando a Benjamin ya nuestros cuidadores su familia, aun así, cualquier interacción que disfruten sus cuidadores con ella siempre se realiza en sus términos”, dijo Bradford. “Eso es lo que hace que este momento sea tan especial: que eligió compartir este momento con Benjamin y confió en que él lo haría”.

Artículos relacionados

De compras por las mejores tiendas 'vintage' para renovar el armario sin mucho gasto

Los 30 mejores Muñecas Bebes Para Niñas de 2022 – Revisión y guía