hollisterclothingoutlet
Ropa de moda para niños

¿Quieres ahorrarte el dinero del alojamiento en vacaciones? Prueba a intercambiar tu casa por otra

Por hollisterclothingoutlet 25/02/2023 557 Puntos de vista
CARMEN BARREIRO

Pilar Manrique se alojará en una vivienda de Madrid durante la última semana de agosto sin pagar un solo euro. ¿Cómo? Muy sencillo. Ha intercambiado su casa de Córdoba por la de otra familia que reside en la capital para disfrutar de unos días de ocio con su marido y sus dos hijos, de 11 y 13 años. Se trata de un acuerdo en el que ambas partes se benefician con el trueque y en el que no se produce ningún tipo de transacción económica. «Una casa por la otra», resume la también responsable de la plataforma HomeExchange en nuestro país, la agencia de intercambio de viviendas más importante del mundo, con un parque inmobiliario compuesto por más de 450.000 casas en 159 países. Al contrario de lo que ha ocurrido en el sector hotelero, muy castigado por la pandemia, la demanda de viviendas de intercambio ha experimentado en los últimos meses un crecimiento muy por encima de las previsiones más optimistas, superando incluso los datos de la época precovid. «Solo en junio se registraron más del doble de reservas (144%) que en el mismo periodo de 2019. Estamos hablando de más de 55.000 pernoctaciones durante el verano», precisa Manrique.

La «seguridad» y «privacidad» que ofrecen este tipo de alojamientos frente a los complejos hoteleros o las viviendas de uso turístico –con una mayor rotación de inquilinos– son dos de los motivos que argumentan la mayoría de los nuevos usuarios de las plataformas de intercambio a la hora de hacer su reserva y que «justifican en gran parte este espectacular incremento de la demanda para este verano», añade Anna Grossi, responsable de la filial española de Intervac, otra de las agencias punteras de trueque de casas.

Pero, ¿cómo funciona este sistema? ¿Hay que cumplir algún tipo de requisito? ¿La casa tiene que tener alguna característica especial? ¿se tiene que hacer el intercambio en las mismas fechas? ¿Dónde está el truco para que salga gratis? Estas son algunas de las preguntas más frecuentes que se hacen las personas que desconocen este sistema de alojamiento, cuyo objetivo no es otro que «pasar las vacaciones sin gastar dinero en el alojamiento».

El primer requisito que se exige es evidente: «disponer de la propiedad». «La casa no tiene que tener ninguna característica especial. De hecho, hay viviendas de todo tipo para intercambiar. Desde adosados con jardín y piscina a pisos enormes en el centro de la ciudad, pero también estudios o apartamentos de una sola habitación», explica Pilar Manrique.

El siguiente paso consiste en apuntarse en una plataforma dedicada al intercambio de casas, como pueden ser HomeExchange, Intervac o Homelink, entre otras. «La mayoría funcionan a través de un sistema de suscripción anual, cuyo precio oscila los 70 y los 130 euros», explican en la Organización de Usuarios y Consumidores (OCU). Y ese va a ser el único dinero que tengan que pagar tanto los anfitriones como los invitados por intercambiar sus casas. «Es decir, el gasto del alojamiento es cero. En nuestro caso, el único coste adicional que se permite es el del servicio de limpieza, siempre y cuando se acuerde entre ambas partes. Y eso son 30 o 40 euros como mucho», insiste la responsable de HomeExchange.

¿Quieres ahorrarte el dinero del alojamiento en vacaciones? Prueba a intercambiar tu casa por otra

Para «evitar problemas», los responsables de las plataformas verifican todos los datos aportados por los usuarios antes de subir su perfil a la web; desde la identidad de los propietarios a la existencia de la propiedad. En la mayoría de empresas dedicadas al intercambio de viviendas no se paga la cuota hasta que no se confirma la reserva. «Es decir, la familia se puede hacer un perfil, realizar las búsquedas que le interesen y ponerse en contacto con otros propietarios sin ningún coste. La suscripción se abona en el momento en que el intercambio se registra oficialmente y se renueva cada año», precisa Manrique.

Una moda iniciada por dos profesores

A diferencia de otros años, «este verano los destinos favoritos de los españoles están dentro del territorio nacional», añade la responsable de Intervac. Por comunidades, Cataluña se sitúa en cabeza, seguida de Andalucía, Valencia y el País Vasco, mientras que en la categoría de ciudades Barcelona vuelve a ser la favorita de los usuarios, por delante de Granada y Málaga. «Hay que tener en cuenta que España es el segundo país del mundo más demandado para intercambiar casas –solo le supera Francia–, por lo que resulta bastante sencillo cerrar acuerdos con familias que residen en países extranjeros», señalan las expertas.

En cualquier caso, imaginemos que somos una familia que reside una casa de campo en Salamanca y queremos pasar la segunda quincena de agosto en una zona de playa. Pues bien, la idea sería entrar en la plataforma y buscar hasta encontrar la casa que encaje con nuestras necesidades. Qué bien, hemos encontrado una que se ajusta a lo que queremos en Santa Pola. Lanzamos la oferta a sus propietarios. Después de conversar con ellos en varias ocasiones, cerramos las vacaciones. Vamos a hacer lo que se conoce como intercambio recíproco, el más habitual: casa por casa en las mismas fechas. Es decir, nuestra famila pasará las vacaciones en la vivienda de la costa y los propietarios de la casa de Santa Pola vivirán en la nuestra del 15 al 30 de agosto. Ahora bien, hay plataformas que permiten realizar los intercambios en distintas fechas siempre y cuando la casa esté vacía. «Pongamos que a esa familia de Santa Pola no le interesa pasar las vacaciones de veran en el campo salmantino. Sin embargo, estaría encantada de pasar allí la Semana Santa. No hay problema, se ponen de acuerdo entre ambas partes y se cierra un intercambio en distintas fechas», explica Pilar Manrique, que insiste en la importancia de mantener una comunicación fluida entre anfitrión e invitado para «dejar bien atados todos los detalles» del trueque y evitar así malentendidos.

Además de la logística básica, también es importante acordar con los nuevos inquilinos las tareas que deben realizar en la casa de intercambio como pueden ser desde regar las plantas a recoger el correo o cuidar de alguna mascota. «Es una de las ventajas de este sistema, que los invitados cuidan de tu casa como si fuese suya».

«No es necesario que quites absolutamente nada de lo que tienes en casa, pero es habitual dejar un poco de espacio en los armarios o algún cajón libre», aconseja Manrique. La cocina, por ejemplo, da pie para dejar instrucciones de funcionamiento de algún electrodoméstico en particular o explicar dónde se guarda determinada comida, mientras que en los dormitorios y cuartos de baños «es interesante dejar información sobre dónde se guarda la ropa de cama o las toallas en caso de que las necesiten».

La limpieza suele ser causa de malentendidos entre las partes, por lo que es fundamental acordar por escrito cómo se quiere que se entregue la casa. «No se debe tener ningún temor a comunicar todo aquello que no queráis que se haga en vuestra casa. La transparencia es clave para el éxitos de un intercambio».

Al finalizar, «cada parte valora su experiencia, lo que sirve para reforzar la confianza de otros viajeros. Algunas plataformas ofrecen un seguro de alojamiento para cubrir imprevistos como cancelación, incumplimiento del socio, indisponibilidad de la propiedad, responsabilidad civil o daños en el mobiliario», explican en la OCU.

«Este verano vendrá una familia de Roma y nosotros iremos allí en Semana Santa»

Zuriñe Sarabia, su marido y su hijo de 12 años llevan un total de 22 intercambios de viviendas a sus espaldas, todos con la plataforma HomeExchange. «Empezamos de casualidad. Lo descubrió mi hermana y nos metimos de cabeza. Nos pareció una idea genial. De hecho, es una de las mejores decisiones que hemos tomado. Conoces los lugares a los que viajas de una forma totalmente distinta porque estás asesorada en todo momento por gente local que te hace recomendaciones que no salen en las guías. Ahora bien, tienes que estar muy convencida de lo que haces porque al final dejas tu casa a unas personas que no conoces y no todo el mundo sirve para eso ni se siente cómoda con la situación», señala esta psicóloga de la localidad vizcaína de Erandio reconvertida en artesana de cosmética natural.

Este verano, Zuriñe recibirá en su casa a una familia romana, pero ellos no viajarán a la capital italiana hasta la próxima Semana Santa. Es lo que se conoce como intercambio no recíproco. Es decir, los anfitriones hacen el viaje en fechas distintas, siempre acordadas previamente por ambas familias. «Con todo el tema de la pandemia, hemos preferido quedarnos por aquí y dejar el viaje al extranjero para más adelante. El tiempo que ellos vivan en nuestra casa, nosotros nos iremos a La Rioja», explica la anfitriona vizcaína, con muy buenas críticas en la plataforma por su hospitalidad. «Siempre les dejamos la despensa llena y se puede usar todo lo que hay en la casa. Nuestro hijo ha crecido dejando sus juguetes, consolas... a otros niños y él también ha podido disfrutar los que se ha encontrado en otras casas».

La familia de Zuriñe ha viajado por toda Europa con este sistema de intercambio de casas: Copenhague, Budapest, Croacia, Estocolmo... En la capital sueca, por ejemplo, estuvimos dos semanas con cero gasto en alojamiento. El año que viene, además de visitar Roma en Semana Santa, queremos buscar un destino de hablar inglesa para pasar un mes y medio y perfeccionar el idioma», explica.

Temas

Amy Winehouse
Tendencias

Artículos relacionados

Ten cuidado: Aquí te decimos los peligros de tender la ropa mojada dentro de casa

La aceleradora de Juan Roig, propietario de Mercadona, abre una tienda 'pop up'