hollisterclothingoutlet
Ropa de moda para niños

Pérez, el ratoncito de tus sueños

Por hollisterclothingoutlet 08/08/2022 166 Puntos de vista

(Música)

Titán, ¡acción!

¡Oh!

¡Adelante, Titán!

Lucía, quítate los patines.

¡Oh!

Despacio, Tintán.

¡Oh! ¡Ah!

¡Lucía!

¿Te has hecho daño, cariño?

No.¿No?

¿Cuándo vendrá mamá?No sé.

¿Por qué no cenasy la esperas en la cama?

Vamos, papá, a mamá le gustaque comamos juntos.

¡Uy!

¿Te has hecho daño, papá?

No, no, no, no ha sido nada.

Papá, ¿pongo la mesa?

Bueno, pero antesquítate los patines.

No, papá, si voy con ellos,lo haré más rápido.

Titán, sal.

Y, ahora, los vasos.

(Claxon)

¡Mamá!

¡Hola, mamá!Ven a mis brazos.

¿Y papá?En la cocina.

Genial.

Venga.

Hola, cariño.Hola.

Estoy cansadísima.

Bonita hora de llegar,Lucía casi se desmaya de sueño.

Y, encima, mañana tengo que viajar.¿A dónde?

A Córdoba,tengo que supervisar una obra.

Pero volveré dentro de unos días.

Llamaré a tu madrepara que se quede con Lucía.

Recuerda que espero una llamadadel hotel Carlston.

Titán, ven y ayúdame.

Lucía, quítate los patines,¿quieres?

Está bien.

Esos hoteles buscanchefs de fama internacional.

¿Y yo qué soy?

Y ahora los cubiertos.

Tú eres muy bueno, cariño,pero también eres muy pretencioso.

¿Por qué no aceptasuno de esos trabajos

que ofertan en el periódico?

Yo no soy cocinero, soy chef.

¡Papá!¿Qué?

¿Qué quiere decir pretencioso?

Nada, cariño,que no te tienen confianza.

Bueno, como chef,no creo que te llamen a ti.

¡Y ahora las servilletas!

Hoy me han llamado para un trabajo.

¿Te han llamado?

(ASIENTE)¿De dónde?

De un restaurantede comida francesa.

¡Se está quemando!

¡Oh, no, qué desastre! ¡No!

¡Cuidado!

Es un desastre total.

Tranquilo, prepararé algo rápido.

¡Qué olor a quemado!

Con cuidado, Lucía.

Lo pondré en el microondas...

y, en pocos segundos,

podremos comerunos crepes riquísimos.

A ver, ¿dónde está...?¿Dónde está qué?

¿Qué insinúas?¿Que no sé llevar una casa?

¿Que no os puedo mantener?

No he dicho eso...

¡Ajá!

¡Ya está la mesa puesta!

(GRITA)

(GRITA) "¡Mamá, papá!".

¡O no!

(LLORA) "¡Me duele!"."A ver, ¿dónde está el diente?".

"Ahí está".

Creo que esta noche...

va a venir el Ratoncito Pérez.

-¡Oh!

(GRITA)

(Pitidos en morse)

(GRITA)

(Frenazo)

¡Oh!

(RÍE)

(GRITA)

(GRITA)

Ah...

¡Ah!

¿Uh?

(GRITA)

¡Ay!

Oh...

-No, no, no, no puedes entrar.

Está cerrado.

-Perdone, es algo urgente.

-Oh, lo siento,tendrá que esperar hasta mañana.

Las operacionesde rescate de dientes

se aceptan hasta las 10.

-Pero es un caso especial.

Se trata de una niñaque tuvo un accidente.

-Para nosotrostodos los niños son iguales.

Sin contar, que una niña despiertadespués de las 10 de la noche

resulta improcedente,intempestivo e inapropiado.

-Pero su madre vuelve tardedel trabajo.

Por favor, deje que hable con Pérez.

Seguro que él lo entiende.

-Está bien, dos minutos.

Ni más ni menos.

-¡Gracias!

(Música lírica)

(RÍE NERVIOSO)

(CANTA)

¿Señor Pérez?

(TARAREA)¡Oh, perdón!

Señor... ¡uh!

(CANTA)

(TOSE)

Señor Pérez.¿En qué puedo ayudarle?

Disculpe mi atrevimiento,

pero tenemos una emergencia.

-Lo envolvemos aquí,como le gusta al ratoncito.

Lo pondré...

aquí.

Mamá, tenéis que acostaros,

porque, si hay gente,el ratoncito no vendrá.

No te preocupes, seguro que viene.

El ratoncito nunca falla.

Ojalá.

Bueno, ¿qué ocurre, eh?

¿Estáis hablandode cosas de mujeres?

Cosas de ratoncitos.

¡Ah, eso está bien!

Pero ahora hay que dormir.

Papá, ¿cuánto dinero me dejará?

No sé, ¿cuánto necesitas?

¿Cuánto vale un restaurante?

Cariño, lo mejor es que duermas

y, mañana,con lo que te deje el Ratoncito,

te compraré caramelos o un juguete.

Bueno...

Te quiero.

Que duermas bien, cariño.

(ASIENTE)

Es una niña.

¿Qué pieza dental hay que recoger?

Canino superior derecho, señor.

-Aquí tiene la información.-Señor Pérez...

Será mejor que lo deje para mañana.

Salir a estas horases un poco imprudente.

Mi querida ratoncita...

Nada tendría sentidosi no estuviéramos dispuestos

a cualquier horay ante cualquier dificultad

para cumplir con nuestro destino,

que es...

darles felicidad a los más pequeños.

Para eso existenuestra organización.

"¡Atención!".

"Pronto llegaráuna nueva remesa de dientes".

"Pérez se vaen comisión de servicio".

(Ovaciones)

-Solicito autorización para zarpar,señor.

Comandante Fugaz,¿otra vez con retraso?

Tenemos mucho trabajo, señor.

Esos ratonesse atrasan con la producción.

Tal vez,si compráramos maquinaria moderna,

atendiéramos a menos niños...

Lo hacemos así desde hace 100 años

y lo seguiremos haciendo.

Bien, señor.

Aquí.

¿Cómo sigue tu pequeñodel resfriado?

Bien, señor.

Dele esto de mi parte.

No sé si se lo he dicho,pero esas golosinas...

Han sido elaboradasbajo la supervisión de abejas reina.

Exactamente.

Ah, y eso no quiere decir

que uno no debacepillarse los dientes

después de comérselas.

(Bocina)

Hoy es el día,Pérez sale en una misión especial.

(Bocina)

(LADRA)

(LADRA)

Titán, no alborotes.

¡Ven aquí!

Vamos, hoy vas a dormir en el patio.

Ven, vamos.

Perdón...

Allá voy.

¡Oy!

¿Mm?

¿Mm?

¡Socorro!

¡Ayuda!

¡Auxilio!

¡Sáquenme de aquí!

¡Buenos días!

Arriba, princesa.¡No!

Tengo sueño.Vamos, cariño.

Tienes que levantarteo llegarás tarde al colegio.

Anda, arriba.

"¿Por qué Titán está fuera?".

"¡Santiago! ¿Vas a salir del baño?".

"Tardo un minuto en salir, Pilar".

¿Y mi diente?

"¡Lucía!".

"¡Por favor, Santi, ayuda a Lucía!".

"Tenemos que pasarpor tu nuevo trabajo

y no voy a llegar a tiempoal aeropuerto".

"¿Y mi reloj?".

"¿Dónde está mi reloj?".

"¡Ah, está aquí!".

Buenos días, cariño.

"¿Habéis visto mi cartera?".

Papá, ¿sabes que yo no...?Después me lo cuentas,

que hoy me llevan a míy hay que llegar temprano.

"Date prisa, Lucía,

tengo que llegar al aeropuertoantes de las 8".

(CARRASPEA)

"Camaradas,

las noticiasque tengo que comunicaros

son bastante tristes".

"Pérez no ha regresadode su última salida".

-¡Oh, no!

-"Por favor, amigos,

no dejemos que la tristezanos aleje de nuestro trabajo".

"Tengamos esperanza".

"Por lo pronto, lo más adecuado

es que continuemoscon nuestras labores

para honrar a nuestro jefe".

"Os invitoa multiplicar nuestro esfuerzo,

a triplicar nuestra producciónpara darle la bienvenida a Pérez

con la bodega repleta de perlas".

"Adelante".

"Continúen".

(Llaman a la puerta)

Pipo...

-¡Hola!

¿Cómo estás, tío?

-¿Qué tal, Pipo?

Eh, Pipo...

¿has estado fumando?

-No, no, tío, no he fumado.

-Ya sabes que no me gustaque fumes en el negocio.

El humo estropea las perlas.

Pipo, acércate.

Ven, fíjate.

Limpia bien el mostrador, ¿quieres?

Dentro de poco,llegará la condesa Kromnikof.

Al parecer, quiere comprar un collar.

Lucía, cariño, ¿qué te pasa?

Anoche no vino el Ratoncito Pérez.

Pero ¿qué dices?¿Estás segura? ¿Miraste bien?

Creo que le ha pasado algo.

Me dijisteque el Ratoncito Pérez nunca falla.

Vamos, Lucía.

¿Qué le puede pasar?

Seguro que viene mañana, ¿verdad?

Pero ¿no creéisque es algo muy raro?

Santi, ¿el restaurante era por aquí?

Sí, al llegar a la avenida,gira a la derecha.

Pero, no te preocupes,déjame en la esquina.

Santi, queremos dejarte en la puerta,es tu primer día de trabajo.

Condesa, es un placer verla.

-Bienvenida.-Señor Morientes.

-Adelante, condesa.-Gracias.

-"Le enseñaréel muestrario de collares".

-"Oh, muy bien,estoy deseando ver su colección".

-"Creo que le va a entusiasmar".

(TOSE)

Ah...

(TOSE)

"No se arrepentirá, condesa".

"Hasta pronto, señora condesa".

-"¿Diga?".

-El secuestrado está bajo control,comandante.

-Espero órdenes.-"¿Has acabado de limpiar, Pipo?".

-Sí, tío, ya he acabado.

Tiene que ser por aquí, ¿no?

Sí, sí, déjame ahí.

¡Vaya!Es un restaurante muy elegante.

¡Es precioso!

Que tengas suerte, amor mío.

Suerte, papá.Gracias, hija.

Gracias.

Adiós, papi.Adiós, Pilar.

Anda, arranca.

Que llegarás tarde al aeropuerto.Adiós.

Vas a perder el avión.

(Claxon)

¿Desea algo?

No.

(Televisión)

¿A qué viene?

Por lo del anuncio.

Llega tarde.

(CON ACENTO ANDALUZ)-Niño, ¿qué dices tarde?

Hoy estudiaremoslos animales vertebrados.

(Chirrido)

¡Seño!

¿Qué pasa?¿Puedo ir al baño?

Pero si acabáis de entrar en clase.

Sí, pero ¿sabe, seño?

No es que no me interesenlos animales vertebrados,

al contrario,me interesan muchísimo.

Hasta yo tengo un perroque es vertebrado.

Bueno, está bien, sal,pero quiero que vuelvas enseguida.

Sí, un instante.

¿Te has dado cuenta?

¿Has visto qué presencia tiene?

Parece muy distinguido.

-Tan distinguido,

que no debe distinguirun pato de una vaca.

-¡Oh, va, gordi!

Será nuestra oportunidadpara imponer nuestras especialidades.

Las empanadillas,la fideuá, la ensaladilla...

Va, gordi, además, me prometisteque tendrías un ayudante.

Anda, hazle una pruebecita,algo chiquitito.

Y así le daremos un toque más chic

a La Fritada, ¿eh?

-"Todo cuerpo sumergido en un fluido

experimenta un empuje verticalhacia arriba

igual al pesodel fluido desalojado".

"El cuerpo se sumergehasta que el empuje del líquido..."

"Avisa a Ramiro".

"...igual al pesoque tiene en el vacío".

-María, María.

-"...el peso del cuerpo en el vacíoes igual al empuje".

-Ramiro.

-...que rigenel movimiento de los fluidos

es el Teorema de Bernouilli,

que relaciona un aumentode la velocidad del flujo

con una disminución de la presióny viceversa".

(SUSURRA) -María.

Ramiro.

-Avisa a Ramiro.

-"Un ala o plano aerodinámico..."

-¿Qué pasa?

-Avisa a Ramiro.-Ramiro.

¡Ramiro!

¡Ramiro!

¡Ramiro!

¡Profe!

(CHISTA)

Ramiro, me has asustado.

¿Qué haces ahí?

Ir al baño, ¿y tú?

¿Qué haces ahí arriba?

¿Para qué me has buscado?

Necesito tu ayuda,algo le ha pasado a Pérez.

¿A Joaquín Pérez?

¡Pero si está en la clase!¿Qué dices?

Pérez, el ratoncito de tus sueños

No, me refiero al Ratoncito Pérez.

¿Qué?

Nos vemos al salir del cole.

(Televisión)

¿Lo ves?

¿Lo ves? Te lo dije.

Te dije que este chicoiba a ser la revelación.

Fíjate, qué preparación,qué puesta en escena.

¡Este podía ser un "after hour"!

(CARRASPEA)

¡Ah!

Pollo fileteadoa la manera de Dante.

Suprema "poulet"con patatas "noisette".

Rollitos de polloa las finas hierbas

y pechuga de pollo a la berlinesa.

¡Oh!

Todo con pollo de corral.

¡Maravilloso!

Todo muy "nouvelle cuisine".

Te lo dije, gordi.

-Bueno, puedes prepararte.

Pronto llegarán los clientes.

Te dejo a la Hormigapara que te eche una manita.

-¡Suerte!

(CHASQUEA LOS DEDOS)

¡Marchando dos fritadas!

(Música animada)

¡Vamos, muchacho!

¡Marchando otras tres fritadas!

Lorenzo, lo de siempre, ¿no?

-Sí, para mí, sí.

¡Marchando el menú para tres!

¡Vamos, vamos, vamos!

Hay que tardar menos, ¿eh?

¡Marchando otra!

Prepárame la cuenta de la 8.

¡Vamos, Santiago!

¡Marchando otras dos fritadas!

Es aquí.

¿Es aquí qué?

Verás, Pérez nos dejó esta tarjeta.

Seguro que quiso avisarmeporque tuvo que pasarle algo.

¿Y cómo sabes que le pasó algo?

¿cómo sabemos que es él?

¿cómo sabemosque te ha pedido ayuda?

Ramiro, ¿has oído alguna vezque el ratoncito no apareciera?

Esta vez, Pérez no me dejó regalo.

En cambio,las otras, me dejó una moneda.

Bueno, tampoco vamos a hacertanto ruido por una.

Yo te la doy.

Oh, vamos,no entiendes nada, Ramiro.

No es por la moneda.

¿Te imaginas el mundosin el Ratoncito Pérez?

(ECO) ¿Eh?

"Primero,la desilusión ante el mito ausente".

"Luego, la confusión y la rabiaestallan en luchas fratricidas".

"El desconsuelono distingue raza ni religión".

"Y una ira incontrolabletraspasa fronteras".

"Aparecenlos oportunistas de siempre".

"Seres codiciosos transformadosen grotescas imitaciones

de bueno de Pérez".

"Y roban casas saqueando ilusiones".

"Los desdentados van por la noche,

desorientados,

sin rumbo fijo,

son presa fácildel virus de la codicia".

"Lo que fue un mundo feliz,

es terreno abonadopara los profetas del rencor".

¿Eh?

Escúchame,yo voy por detrás del parquin,

y mientras, tú entras en la tienday averiguas todo lo que puedas.

¡Espera! ¿Yo he dicho que sí?

¿En algún momento me has escuchadodecir que sí?

Adiós, luego nos veremos.

-Bastante bien, ¿eh?

Dale un repaso general a todo, ¿eh?

Hasta la noche, campeón.

(RÍE)

Vaya...

¿Dónde estoy?

¿Morientes?

¡Amigo!

(TOSE)

Buenas.

¿Qué tal?Buenas, ¡bien!

Querría collares de perlas,¿sabe dónde puedo conseguirlos?

Ah, sí, claro, aquí...

Qué casualidad, ¿no?

Dígame, ¿tiene alguno?

Vaya, tener tiene,pero es para mi mamá.

¿Mm?

¿Qué está pasando aquí?

¡Niña!

¡Niña!

¡Ah!

(TOSE)

(TOSE)

(SE AHOGA)

¿Cuadradas?

Sí, ¿tiene?

Porque las perlas redondasestás muy vistas.

A mí me gustaría algo más original.

(TOSE)

¡Pérez!

Me parece que esto te corresponde.

Lamento mucho el retraso.¡Gracias!

"¿Qué pasa?¿Es que mi dinero no vale?".

Será mejor que nos vayamos,el anciano puede venir.

¿De qué estás hablando?

Pues, del anciano que te secuestró.

No, eso es imposible.

Morientes es un gran amigo.

Entonces, si es tan amigo tuyo,

¿por qué te tiene encerradoen una caja?

Bueno, él nos diráqué es todo este embrollo.

Será mejor que lo esperemos.

Sí, le vamos a esperar,pero no aquí.

Insolente...

¡Uh!

(GRITAN)

Perdone, ha sido sin querer.

¿Eh?

Adiós.

¿Qué haces?

¡Lo vas a matar!¿A quién voy a matar?

¡A Pérez! ¿A quién va a ser?

¡Vamos!

¿Qué haces, tío?

¡Te puedes caer!

-¿Se puede saber qué está pasando?

-Nada...

No pasa nada, tío.

Me iré a fumar a la calle.

Vamos, corre.¿No puedes ir más rápido?

Espera.

¡Genial, Ramiro!Gracias.

¿Cómo que se lo llevaron?

¡No puede ser que no hagas nada bien!

"Quiero que traigas a Pérez

para que me encargue de éldefinitivamente".

-"No se preocupe, comandante,sé quién se lo llevó, es una niña".

"Lo voy a recuperar".

Frena, frena, no hay nadie.

Vamos, Ramiro, rápido.

Sí, sí, ya voy.

Ay...

¡Hola!

¡Oh, míralo! ¿A que es guapo?

Es tan pequeño...

¡Es el Ratoncito Pérez!Sí.

(ASIENTE)

¿Está medio atontadoo me lo parece a mí?

¿Cómo no va a estar atontadosi casi lo matas a golpes?

Pobrecito.

Parece que quiere decir algo.

(BALBUCEA)

"Burulesga trufa procopio".

¿Qué ha dicho?

"Burulesga trufa procopio".

¿Y eso qué quiere decir?

¡Yo qué sé! Como no seael idioma de los ratones...

(BALBUCEA)

¿"Mi farco"?

(BALBUCEA)

¡Frasco!

Creo que necesita un veterinario.

Me parece que está mejor.

¡Ah!

Santiago, no podemos esperar más.

He llamado al colegio y a sus amigasy nadie sabe nada.

Tranquila, mamá, Lucía aparecerá.

(Teléfono)

Hola, mi amor, hola.

Sí, bien, muy bien.

Excepto un pequeño problemita...

"¿Qué problemita?".

Lucía, no la encontramos.

"¡¿Qué?!".

¿Es mamá? Dale un beso de mi parte.

Sí.Lucía te envía un gran beso.

"Santiago, ¿te has vuelto loco?".

Perdóname, después te llamo.

Estúpidos humanos...

¿Se puede saber dónde estabas?

Tu abuela casi se muerede un infarto.

Te dije que a Pérezle había pasado algo.

Ahora que no está tu mamá,tendrás que comportarte mejor.

Papá, lo tenían secuestradoen una joyería.

Basta, Lucía, no, basta.

Basta de inventar mentiras

para ocultarlas travesuras que haces.

No es mentira. ¿Quieres una prueba?

Observa.

Aquí tienes la prueba.

Pérez, mi padre, Santiago, chef.

Mi padre, Santiago, chef, Pérez.

¿Ahora me crees?¡Rata asquerosa!

¡No, abuela!¡Mamá, por favor!

(LADRA)

¡No, Titán!Lucía, por favor.

Lucía, estás castigadahasta que venga mamá, a la cama.

Yo me voy a trabajar.¡Qué asco!

Mamá, mamá, solo es un hámster.¿Un hámster?

Te dejo el número del restaurante.

Si se porta malo pone la televisión, me llamas.

Sí.

(Teléfono)

¿Diga?

-Señor Morientes,menos mal que le encuentro.

-"Hola, ¿quién es?".

-Soy María Laucha.

Algo terrible ha sucedido con...¿Oiga?

-¿Oiga?

-¿Oiga?-Sabía que contigo tendría problemas.

Pero no dejaré que arruine mis planesuna tonta y anticuada ratoncita.

-¿Anticuada?

Vaya, ¿a quién llamas anticuada?

¡Ah!

No, no, no, no, no tengas miedo.

Soy Pipo, el ayudante de Morientes.

¿Qué haces aquí?

¿El ratoncito está bien?

¿Qué ratoncito?

No te asustes,yo sé que tú lo rescataste.

Trabajo con Morientesy, además, soy su sobrino.

Nosotros vendemoslas perlitas que hace Pérez

y le damos a él lo recaudadopara que compre

dulces, juguetes para los niños...

Y así os da las moneditas...

¿Y por qué lo han secuestrado?

Lo hizo mi tío.

Mira, a mi Pérez me dijo

que Morientessería incapaz de hacerle daño.

Lo que pasa es que Pérezjamás sospecharía de mi tío.

Y, seguramente por eso,Morientes lo traicionó.

Dame el ratoncito,lo devolveré a su barco.

¿A su barco?

sí, Pérez tieneun barquito en el puerto,

de color azul,

En el que recolectatodos los dientes de los niños...

y...

Morientes va a robarlo esta noche.

Tenemos que evitarlo.

Sí, pero yo no tengo al Ratoncito.

¿Cómo?

¿No tienes al Ratoncito?

Está en un lugar seguroy no sueñes que te lo voy a dar.

Perdóname...

Lo que pasa esque quiero que entiendas

que si Pérezno está esta noche en su barco,

no habrá más dientes,no habrá más moneditas.

Morientes piensa llevárselomuy lejos, muy lejos, a otras costas.

Bueno, lo pensaré.

Pero ahora me tengo que ir.

¡Espera!

No me has dicho cómo te llamas.

Lucía.

Lucía...

A ver,

se te cayó esto en la terraza.

Gracias.

Seguro que Pérezquiere que lo tengas tú.

Acuérdate: el destino de Pérezestá en tus manos.

Hoy en el puerto antes de medianoche.

-¡Mm! ¿Dónde estará el queso?

Vamos, chicos, un poco más,un poco más, así, así.

Vamos, con cuidado.

Estos son de los míos.

Hay que buscar a Pérez,Ramiro, ¡date prisa!

¿Otra vez? ¿Cómo escapó?

¡Vamos!

¿Pero qué ha pasado?

Eso no importa.

Tenemos que encontrarlo

porque quieren robarel barco de Pérez esta noche.

¿Para qué?

Para recorrertodos los puertos del mundo

y recogercientos de miles de dientes

de cientos de miles de niñosque aún creen en Pérez.

Sin dejarlesuna mísera moneda, claro.

Luego llenaré las bodegasde cientos de miles de perlas

y podré viviruna vida de diversión y de descanso.

-¡Me parece una idea tonta

digna de un codicioso ratónsin sentimientos!

Estás muy equivocado si piensas

que los ratoncitos te ayudaránen ese macabro plan.

-¡Ah! ¡Los ratoncitos!

¡Casi me olvidaba!

Pero para ellos,mi amigo Pipo también tiene un plan.

¡Ay!

La lechuga es un colchón estupendo,allá voy.

¡Ay!

¡Camaradas!

En tiempos difícilesse conocen los corazones valientes.

Hemos multiplicado el esfuerzo

y tenemosla mayor producción de perlas

de los últimos años.

Pérez, dondequiera que esté,

estaría orgulloso de todos vosotros.

Y como todo esfuerzomerece su premio,

aquí os espera vuestra recompensa.

(TODOS) -¡Oh!

(Música)

(GRITAN)

(Pasos)

¿Hay alguien ahí?

Soy Pérez, el de los dientes.

¿Y a mí qué? ¡No molestes!

¡Uy!

(Música a lo lejos)

(Música a lo lejos)

¡Eh, eh, eh, alto, alto!

Lo siento,pero esto es una fiesta privada.

¿Sabe con quién está hablando?

Mira, hermanito,o estás invitado o no lo estás.

Y tú no estás invitado.

Además, llevas deportivas.

Sabes que las deportivas están "out".

Mire, rata discriminadora,

será mejorque vaya bajando el tonito,

porque, si no,

el que va a estar "out"

va a ser usted.

Así que vayaa decirle a su jefe ahora mismo

que me va a tener que recibir.

¡Está bien!

(Gritos a lo lejos)

(CANTURREA)

-¡Ay!

(GRITAN) -¡Eh, eh, eh!

(GRITAN)

(Música)

# Tanta alegría seguida# me va a hacer mal.

(COREAN) # Calma, calma.

# Vengo con un ritmo# que no puedo pilotear,

# pilotear.

# Tanta alegría seguida# me va a enfermar.

# Calma, calma.

# ¡Por este camino# voy seguro al hospital! #

(Música)

(Para la música)

De todos los bares del mundo,

justohas tenido que elegir este, Pérez.

Qué categoría, ¿eh?

¿Ahí trabaja tu padre, Lucía?

Por supuesto.

Es un estupendo chef internacionalde gran renombre.

Papá dominala cocina de distintos países:

japonesa, hindú, mediterránea...

Pero, para mi gusto,

roza la perfecciónen la comida francesa.

Por eso le contrataronen este restaurante, La Maison.

¿En este?

¿O en aquel?

Me mintió.

¿Quién iba a decirque el ratoncito de los dientes

un buen día iba a visitarnos?

¿A qué se debe el honor?

Es una larga historia.

Me dirigía a mi barco...

Tu barco.

En la calle se comenta

que tu barco ya no es más tu barco.

¡Basta!

Si lo que me dices es cierto,

mis compañeros ratonesdeben estar en peligro.

Quizá vosotros podríais ayudarmea recuperar mi barco.

¿Ayudarte?

¿Por qué habría de ayudarte?

Tú te empeñas en mantener vivala ilusión de los niños,

¡que, tarde o temprano,serán adultos!

Y todos sabemosqué hacen los adultos, ¿no?

Nos envenenan.

Nos persiguen.

Nos desprecian.

Me dijo que yo era una mentirosa

y estaba trabajando en esa pocilga.

Bueno, no te preocupes.

No será una maravilla,pero es un restaurante.

¿Pero qué dices?

Las paredes chorrean grasa,las mesas no tienen mantel,

las bolsas de basuracaminan solas...

Es horrible,el olor a frito llega hasta aquí.

¿Las bolsas caminan solas?

(Teléfono)

¿Diga?

-"Hola, Carmen, soy Pilar".

-¿Pasa algo?

-No, no, nada,solo que iba a acostarme

y quería dar el beso de buenas nochesa mi princesa.

-Enseguida la llamo,se va a alegrar muchísimo.

Su padre la castigó.

Ya sabescómo es Santiago de exigente.

Vamos, Ramiro, es un tobogán.

(GRITA) ¡Ah!

¡Música!

¿Eh?

(Música)

Verás, amigo,

a los niñosse les caen los dientes

y cuando ya no los pierden,pierden la infancia.

Hasta ahí son míos,

y si estás contra ellos,también estás contra mí.

Piénsalo.

¡Qué raro!

No es nada raro.

Es una máquina de discos de los 50,

un antecedente del sistema

de almacenamiento analógicode bandas sonoras,

cuya manifestación en la actualidad

tiene su máximo exponenteen el formato MP3.

Ramiro,

para míque estás perdiendo la infancia.

He dicho raro porque estose acaba de parar de repente.

Lucía,

creo que hay que ponerle una moneda.

Dámela.

No. Es la que me dio Pérez.

Lucía, lo importantees saber lo que está pasando.

Dámela.¡No!

Ha sido un placer verte.

Te dejo esto.

Así sabrásde qué estamos hablando.

¡Dámela, es mía!¡Lucía, por favor!

Lucía.

(TODOS) ¡Oh!

-Dale.(TODOS) -¡Bien!

Jóvenes...

Lo único que les interesaes la diversión.

¿Lo ves? Ya vuelve a funcionar.

Y luego dicenque no les escuchamos...

¿Pero cómo vamos a escucharlescon la música a ese volumen?

¡Pérez! ¿Se encuentra bien?

Por supuesto que me encuentro bien.

Tu perro casi se me come,

tu amigome sacudió dentro de una caja,

tu abuelacasi me aplasta de un escobazo

y tu padreme metió dentro de un bolso.

Añade a esto

que un ratón de jugueteme roció con gas.

¡Ah, se me olvidaba!

Por lo visto,se han apoderado de mi barco.

De eso quería hablarle.

Tenemos que llegar al puertoantes de medianoche.

Morientes planea llevárselo.

¿Morientes?

Ya te dije antes que mi amigo

me acompaña desde el inicioen esta historia.

Me parece que eres una niñacon muchas, muchas fantasías,

además de entrometida.

¡Pero nosotros podemos ayudarle!

Lo sé,pero comprended que durante años

he mantenido mi organizaciónsin ayuda de los humanos.

Lo único que comprendo

es que si nos ayudamos,solucionaremos las cosas más rápido.

Además,este ya no es un problema de usted:

es nuestro, de todos los niños.

Cuando se tiene razón,se tiene razón.

Tomad, chicos, preparados

bajo la auténtica supervisiónde abejas reinas.

Gracias.

Lo que no significa

que uno no debacepillarse los dientes

después de comerlos.

Ahora, vamos.

Estoy preparando las maletas.

¿Cómo que no hace falta, Santiago?

¡Por favor, es la segunda vezque se pierde en un día!

¡Solo me voy unos días de casay todo se convierte en un caos!

Pilar, yo...Sí, luego nos veremos.

-¡Ese es el traidor!

(ABUCHEAN)

¡Fugaz es un traidor!

¿Llegaremos a tiempo?

¿Sabe cómo llegar al barco?

Claro que lo sé.

¡Por supuesto que lo sé!

Los más minuciosos cartógrafosme han diseñado

los mapas más increíblesde la ciudad subterránea,

mapas que conozcocomo la palma de mi mano.

¡Ah!

¡Pérez!

(GRITA)

¿Y ahora qué hacemos?

¡Es Morientes!

Hay que llegar al barco.¿Y Pérez?

Ya llegará, seguro que se fuepor uno de los caminos más cortos.

¿Tú crees?

Yo diría que se cayó.

Aquí estamos, sector A,

canal 418, al colegio;

419, al museo;

420, al muelle.

Morientes va a subir a bordo.

Esperaré al ratón. ¡Cambio!

Aquí es, sí, señor.

Ya falta poquitopara llegar a mi barco.

Morientes está subiendo al barco.

¿Y ahora qué hacemos?¿Tienes un plan?

Subiremos a ver qué está pasando.

¿Te has vuelto loca?

¡No conocemos el barco!

Además, el señor Morientesya está arriba.

Está bien.

Esperaremos a Pérez.

Seguro que aparece.

(Ruido)

Tengo que hablarcon la gente de mantenimiento.

(TOSE)

Hay que mantener limpiaslas cloacas.

¿Eh? No...

¡No, no, no, no, no, no, no, espera!

(GRITA)

¡Ah!

(Maullido)

Lucía, Pérez no va a venir.

Pero...

¡Ramiro!

¡Tiene que venir!¡Estoy segura de que vendrá!

¡Ah!

(ATURDIDO)Mi barco, ¿dónde está mi barco?

Ratón dirigiéndose a la trampa.¡Cambio!

(Bocina)

¿Eh? Ahí está.

¡Pérez! ¡Está subiendo a bordo!

Hum... hum.

Pérez, cuidado.¡Alto!

¡Espere, señor Pérez!¡Es una trampa!

Por fin...

Pérez, espere.¡Es una trampa, no suba!

¡Pérez!

¡Pérez!

¡Espere!Alarma, alarma, comandante.

¡Alerta!Los niños van hacia el barco.

¡Vamos, chicos, al barco!

Iniciar maniobras, ¡soltar amarras!

(Bocina)

¿Qué pasa?

¡Pérez! ¡No suba!

¿Quién dio la orden de zarpar?

¡Alto!

¡Vamos, chicos, de prisa,suban al barco!

(GRITA)

Ay.

(GRITA)

No, otra vez no.

¡Ah!

Uh, ah... bueno.

Ratón a bordo, misión cumplida.

(SE QUEJA)

Parece que todos los buenosya están con nosotros.

¿Llamó a la policía?

¿De los bomberos se sabe algo?

Protección civil, ¿llamaron de...?

No, no ha llamado nadie, nadie...

Tengo que irme.

Cálmate, seguro que aparece.

¿Tu mujer está de viaje?

Sí, sí, llegará dentro de una hora.

No puedo creerque sea tan desobediente.

Ah, ya sabes cómo son los niños.

Cuando se enfadan por algo,siempre lo son.

Pero ella no tiene motivospara enfadarse.

Tiene cariño, afecto, juguetes...

¡lo tiene todo!

Pero a veces todo esono es suficiente.

¿No dijiste que se enfadóporque no la creíste?

Es que si tengo que creerlatodo lo que se le ocurre...

Disculpa si me entrometo,

la gracia está en creeren las cosas imposibles.

Fíjate en mí.

¿Quién iba a decirque podía tener este restaurante?

Pero Samanta me hizo creerque era posible

y aquí estamos.

Compitiendo con los grandescodo con codo.

Bueno, sí...

su caso es de no creérselo.

Pero esto es distinto, ¿eh?

Entiéndame.

¿Usted puede creer aunque no tengauna mínima prueba de algo?

Creí en ti.

¿O no?

Ramiro, todo ha sido por mi culpa.

Pérez confiaba en míy no pude ayudarlo.

No, Lucía, la culpa es mía.

(Bocina)

No calculé bien la palancapara el poco peso de Pérez.

Hola, perdón por llegar tarde.

¡Ah!

Veo que el barco ya se está alejando.

Seguro que en él va Pérezen busca de nuevos horizontes.

Tú no entiendes nada,

Morientes también estáa bordo del barco.

Uh...

(SUSPIRA)

No os preocupéis, conozco a Pérez

y estoy seguroque recuperará su barco.

Hicisteis lo imposible para ayudarle,

además, dudo que haya en el mundoniños más valientes que vosotros.

Pero será mejorque volváis a vuestras casas.

Vamos.

Vamos.

Lucía, creo que tiene razón.

Claro que tengo razón.Pérez no se rendiría tan fácilmente.

Nosotros tampoco nos rendiremos.

Ah, ¿no?

¿Por qué no?

Ah... porque le prometí a Pérez

que le ayudaríamos,así que le seguiremos.

Lucía, no seas cabezota.

Bueno, quizá si construimosuna balsa utilizando unos tablones

y en cuanto al sistemade propulsión...

deberíamos adaptar a mi bicicleta

un mecanismo de transicióncon poleas

y un sistema de orientación fiable.

¡Qué buena idea, Ramiro!

Bueno, manos a la obra.

¿Tienes un lápiz y un papel?

(SUSPIRA)

¿Ah? ¡Fugaz!

(Radio)

¿Ah?

(Radio apagada)

Hum.

Hum.

Tensores firmes...

flotadores, estancos.

Muy bien, Ramiro.

Gracias, Lucía.

¿Estás seguro de que flotará?

Sí, por supuesto que flotará.

Según Arquímedes,

"todo cuerpo sumergidoen el seno de un fluido

recibe un empuje de abajo arribade igual magnitud

al peso del fluido desalojado".

Pero... Ramiro,

¿cómo conseguiremosponerla en el agua?

¡Ah!

Mm...

Uh... Allí hay una grúa.

Lo siento,pero Pipo no me gusta nada.

Es algo raro,pero no sé si lo es o finge.

(Motor)

¿Ah?

Babor...

estribor, estribor,

bajo, abajo,

al agua, bien, bien, así.

(Trueno)

(Puerta)

¿Uhm?

Viento.

Se prepara tormenta.

(Teléfono)

¿Diga?"Santiago, sótano".

(RÍE)

Aquí Pipo, todo está en orden, señor.

se pronostican fuertes vientos,pero creo que podré adelantarme.

No sé si los demás navegantesvan a tener la misma suerte.

¡Uh!

Cambio y cierro, señor.

(Pasos)

¡Ánimo!,no todo está perdido, compañeros.

¡Ayudadme, vamos!

¡Ayudadme, vamos, compañeros!

¡Adelante!

¡Oh!

¡Cuidado, Lucía!

¡Ayúdame!

¡Sujétate fuerte!

¡No, no!

¡Sujétate a mí!

(GRITA)

Aguanta, Lucía, ¡sujétate fuerte!

¡Las llaves, Santiago!

Solo por ser túy por la confianza que te tengo,

me atrevo a prestarte mi acorazado.

Gracias, gordo.

¿Gordo?

¿Y esto?

(GRITA)

¡Ramiro, date prisa!

Sí, sí, pásame el cabo, Lucía.

¿Cuál?

¡Vamos, pásamelo!¡Ten!

¡Cuidado!

Sujétate fuerte.

Nos hundimos, Ramiro.

No tengas miedo, Lucía

¡Yuhu!

(ALTAVOZ)"Bienvenido a bordo, Pipo".

-Gracias, comandante.

-"¿Alguna novedad?"

-Nos hemos librado de esos niños.

-"Perfecto,adelante entonces con el plan".

(Máquina)

¡Atención, compañeros, cuidado!

(GRITAN)

(GRITA)

¡No!

(TODOS) ¡Oh!

Elijo un colory enseguida estoy contigo.

¡Allí está, vamos allá!

Tírate, Lucía.

Allá voy.

(GRITA)

(GRITA)

(AMBOS) ¡Ah!

Y ahora, ¿qué hacemos?

Ya estamos a bordo,

nos desharemos de los malos.

Ven.

¿Eh?

¿Qué hacen en mi barco?

¡Inútil humano!

"Esos dos niños están a bordo".

"¿No dijisteque nos habíamos librado de ellos?"

Cállate.

Ramiro.

Vaya, vaya,parece que hoy es día de visitas.

¿Quién es usted?El capitán Fugaz.

Comandante y jefede la flota mercante

del Ratoncito Pérez.

Suerte que es usted.

Escúcheme, Pérez está en peligro.

Morientes se quiere quedar con todo:

con su barco, con sus perlasy con toda su riqueza.

Por eso lo secuestró.

Y menos mal que pudimos ayudarlo,pero el mentiroso de Pipo que...

¿Pipo? ¿Lo conocéis?

Por supuesto que conocemos a Pipo.

Él nos orientó con la barcapara llegar a su barco.

(RÍE)

Qué suerte.Entonces, no tengo que presentaros.

Mi socio, Pipo.

-Parece que los arreglosque hice en la balsa

no fueron suficientes.

Eres una rata despreciable.

¡Eh, señorita!

La rata despreciable soy yo.

Él es apenasun humano despreciable.

¿Por qué haces esto?

¿Por qué?

¡Por dinero!

Ahora Fugaz aprovechará este barcopara recoger

en todos los puertos del mundolos dientes.

Y yo...

voy a vender en cientos de puertosmi invento revolucionario,

los ratoncitos.

Son ratones sin cables,sin pilas, sin cuerdas,

de diversos coloresy muy obedientes,

como ratones sin cerebro.

Bueno, obviamente, quedan así

después de inyectarlescon mi jeringa.

Sois unos miserables.

¿No han pensado en los niños?

-¡Oh!-¡Oh!

¡Los niños!

En eso no habíamos pensado.

-Yo lo pensé.-¿Mm?

-Que se joroben.

(RÍEN)

-Sí, que se joroben.

¿Qué hicisteis con Pérez?

(RÍEN)

Dando vueltas en medio del marsin brújula, sin destino,

buscando una balsaque persigue a un ratón.

Por favor,¿me puedes explicar qué está pasando?

¿Qué hacemos en medio del mar?

¿Y quién es ese tal "gordo"

que te habla como si fuera tu amigode toda la vida?

¿Por qué se escapó Lucía?

Nada, lo de siempre,

Lucía y sus historiasque siempre lo complican todo.

Siempre mintiendo.

Será porque tiene un buen maestro.

Pongo un dientecito...

Y saco una perlita.

¡Oh, me encanta la tecnología!

Perdona.

En este momentome siento el más tonto del mundo.

Tienes razón, no debí mentirte.

Pero a ti te van bien las cosas.

Y a mí no me llamaba nadie.

Lo único que quería...

era que creyeras en mí.

Pero yo no fui capazde creer en mi propia hija.

Tal vez la culpa la tiene una madre

que está todo el díapendiente de su trabajo.

Sin tiempo para su familia y...

y que se ha dado cuentade que tiene al mejor chef del mundo

en su propia casa.

¡Déjame!

(GRITAN)

Eres un canalla.

Creo que puedo ahorrarmelas presentaciones.

-Has traicionado mi confianza.

¡Morientes!Ahí tenéis al bueno de Morientes.

Tal como dijo Pérez,su fiel amigo y compañero.

-Pagarás cada una de tus maldades.

¡Ah!

Voy a tener mucho dinero.

Así que podré pagarte lo que quiera.

¡Viejo tonto!

-¿Viejo tonto yo?

¿Tienes el carameloque te dio Pérez?

¿Para qué lo quieres?No importa, dámelo.

(DISCUTEN)

Has puesto en peligrouna de las tradiciones más nobles

de este mundo.

¡Ah!

-De vosotros,me ocuparé más tarde.

La mochila de Lucía.

Tengamos fe.

No les habrá pasado nada.

Pero, Pilar, la balsa...¡Mira!

¡Un barco!Es posible que los hayan rescatado.

Prepárate.

Vas a tener el honorde ser el primer ratoncito.

¿Y ahora qué vamos a hacer?

Salir de aquí y liberar a Pérez.

Eso es fácil de decir,

pero antes deberíamos encontrarun láser de amplio espectro y...

O, simplemente,con un par de caramelos.

¡Vamos!¡Rápido!

¡Amigo!¡Es Pérez!

Hay que liberarlo.

Niños,ocupaos de Pérez y los ratoncitos,

mientras,yo intentaré detener el barco.

Chicos, ayudadnos.

Abrid la escotilla de la bodega.

¡Aquí, niños, aquí!

¡Por favor!Hola.

¡Vamos, Ramiro, ayúdame!

Hay que quitar la rejilla.

Arquímedes.

Dame una barra, un punto de apoyoy moveré el mundo.

¿El mundo?

¿Y la rejilla?La rejilla también.

¡Ah!

Gracias.

Detened al miserable de Pipomientras yo ayudo a mis compañeros.

Bien, señor Pérez.

Rápido, por aquí, Ramiro.

Sí, vamos.Calma, compañeros, con calma.

De uno en uno.

Es una fábrica.

Es la fábrica de Pérez.

¡Qué maquinaria!

Bueno, tenemos que detener a Pipo.

¡Eh, ni se te ocurra!

¡Ah!

Ahora verás.¡Ayúdame, Ramiro!

Sí, sí, ya voy.¡Socorro!

¡Ah!

¡Uh!

¡Ah!

¡Oh!

¡Ah!¡Ay!

Ya me estoy cansando del jueguecito.

Pues vas a tener que acostumbrarteporque tengo mucha fuerza.

Ahora verás.

(GRITA)¡Ramiro!

(GRITAN)

¿Qué está pasando en este barco?

Bravo, Morientes.

Los dos me habéis dadodemasiados problemas.

Hay que cerrar este capítulo.

Creo que ya he encontrado la manerapara que no me molestéis más.

A los dos voy a tenerque ratonificaros.

(AMBOS) ¡No!

¡Socorro!

¿Qué?

Estaba pensandoen lo que me contó Lucía,

ella me habló de un barco.

Me pregunto si será verdad...

Me parece que este colorhace juego con tu ropa.

Ja, ja.

Cuando termine todo esto,definitivamente, me pondré a dieta.

Hay que saber perder.

Y cuando recibas...

¡Ay!

Ese último "ay" fue sin "H",

es un "ay" de cuando te duele algo.

Por ejemplo, el trasero.

Es una fábrica en miniatura.

Oiga, ¿hay alguien?

¡Pérez!

Morientes, mi fiel amigo.

Traidor, codicioso y miserable...

Chicos, vosotros encargaos de este,

a mí todavíame queda alguien pendiente.

Yo le dije que había que deshacersede esos niños,

no hay nada que hacer,

los niños son nuestra perdición.

Esos estúpidos humanos...¿No parece que se ha olvidado de mí?

Pero ahora puedo remediar ese error.

El único errorfue confiar en usted, Fugaz.

Ha puesto en riesgo las ilusionesy la fe de muchos niños.

(RÍE) Tonterías...

Tonterías de viejo.

el mundo ya no tiene cabidapara tantas ilusiones.

Las cosas han cambiado, Pérez.

Su idea es buena,

pero, tarde o temprano,

los niñosse transformarán en adultos,

y es una penadesperdiciar este negocio

a cambio del olvido.

Puede que tenga razón.

Quizá es mejor que me retire

y deje mi puestoa alguien más joven.

No sé,

quizá sea el tiempode aumentar las ganancias

e invertir en otros negocios.

Eso es lo que yo digo.

Podríamos llevarnos los dientessin necesidad de dejar nada a cambio.

Imagínese la riquezaque podríamos conseguir.

Puede ser, puede ser.

Incluso, no tendríamos que mantenera tantos ratoncitos en el taller.

Es cierto, tenemos muchos gastos.

Ahora hay nuevas tecnologías.

Y, en poco tiempo,podríamos tener cientos de máquinas.

Solo es cuestiónde vender algunas perlas.

¿Cuántas necesitaría?

Pues no sé, yo...

Será mejor que le deje todo.

Así podrá decidir.

(GRITA) ¡No, no, no!

¡Oh!

¿Qué es esto?

¡Lucía, Ramiro, os odio!

"¡Me voy a vengar!".

¡Por ahí!

(GRUÑE)

¡Lucía, mi amor!

No, no, no, tío, no, no.¡Papá!

Soy especialista en perlas exóticas.

-¿No os han hecho daño?

-Lucía y Ramiroson dos niños realmente valientes.

(RÍE)

-Ah...

¿Y este quién es?

¡Anticuada tu abuela!

-¡Oh!

Lo seguimos hasta el barco

porque Pérezaparece y desaparece cuando quiere.

Es un genio.

Habla dos idiomas,viaja por el aire.

Ah, y tambiénpor debajo de la tierra.

¡No, no, no, no!

En cuanto al señor Morientes,

pensábamos que era malo,

pero de verdades un señor supersimpático.

Pues, como os decía,descubrimos que Pipo era el malo.

¡Lucía, Ramiro!

¡Adiós, amigos!

¡Adiós, ratoncitos!

¡Adiós, amigos!

(TODOS) ¡Adiós!

Ver para creer.

Tal vez hay que empezar a creerno solo en lo que ves.

Listo.

¡Ay!

Qué buen gusto tiene.

No, no, no, encima no, alrededor.

Sonríe, Hormiguita.

Eso es.

(Música marchosa)

-Chicos, por favor, comportaos.

Me encantacómo has decorado el restaurante.

Gracias.

¿Y esa música?Tranquila, yo me ocupo.

¿Qué tal?

Hijo, te felicito.

-Le he traído unas perlas a tu madre.

¡Ojo!

(Música marchosa)

(CANTA)

¡Anda!

¡Vamos, señor Pérez!

(RÍE)

Muy bien, señor Pérez, eso es.

(RÍEN)

¡Carnaval!

(Música animada)

Artículos relacionados

Ten cuidado: Aquí te decimos los peligros de tender la ropa mojada dentro de casa

La aceleradora de Juan Roig, propietario de Mercadona, abre una tienda 'pop up'