hollisterclothingoutlet
Ropa de moda para niños

Tiendas en Bizkaia Los bolsos que llevan tu nombre los crean un padre y su hija en su caserío de Urduliz

Por hollisterclothingoutlet 09/01/2023 74 Puntos de vista
VIRGINIA MELCHOR

Tatiana de la Rica creció entre retales, hilos, alfileres -«los esquivaba por casa para no pincharme»- y ropa infantil. Hoy no recuerda las prendas que vestían en la infancia ella y sus dos hermanos mayores, pero es incapaz de olvidar las que sus padres diseñaban y confeccionaban para su fima de moda, 'El Baúl de Pinocho'. «Llegaron a tener ocho tiendas repartidas por España y vendían sus diseños en comercios multimarca también del extranjero», cuenta con orgullo esta emprendedora getxotarra de 36 años. De hecho, sus progenitores fueron dos adelantados a su tiempo que en los años 70 abrieron en Las Arenas la primera tienda solo de pantalones vaqueros. «Mi padre me cuenta que un día vendieron hasta 100», recuerda para ensalzar el tesón y el talento innato para la moda de este hombre de 71 años, «inquieto y con muchísima experiencia». «No vale para jubilarse», admite Tatiana. Por eso, echa una mano y transmite el oficio a su hija, que es diseñadora y capitanea su propia firma homónima de bolsos artesanales personalizados.

Tatiana de la Rica posa sonriente en su taller.

Tatiana estudió Diseño de Moda en el Istituto Europeo di Design (IED) de Madrid. Pero durante el último curso, su madre falleció y tuvo que incorporarse al negocio familiar, donde recogió su testigo para seguir dando forma a las fantasías de su firma de moda infantil. «Fui feliz, yo diseñaba las prendas, como antes hacía ella, era el trabajo ideal para los que venimos de este mundo». Pero la crisis de 2008 provocó el cierre de la marca y Tatiana decidió redirigir su camino hacia la creación de complementos, su verdadera pasión desde que era niña. «Tenía un millón, me vuelven loca, dan el toque definitivo al look, le aportan personalidad», asegura. En un principio, empezó vendiendo bolsos que compraba en Colombia, Perú o la India, pero enseguida comprendió que el legado que le han dejado sus padres es hacer las cosas con mimo, de manera familiar y artesanal. Hoy idea junto a su padre bolsos especiales «de kilómetro cero» en su taller, ubicado en su caserío de Urduliz. Trabajan «en una casetita en el jardín», donde antiguamente se guardaban los aperos de labranza, pero que ellos han llenado de bocetos, telas y mucho amor.

Juntos forman un tándem imbatible. «Contacta con los proveedores y me ayuda un montón a tomar decisiones importantes, pero las redes sociales me las deja a mí. Hacemos todo nosotros: comprar el tejido, el patronaje, el corte, el diseño... y unas modistas nos ayudan a confeccionarlos», explica Tatiana. Sus bolsos destacan por ser ligeros, atemporales y todoterreno. «Los elaboramos en algodón o en lino, por eso no pesan y son tan resistentes. Queríamos crear el típico bolso que dura y te acompaña a todas partes», apunta. Otro particularidad de sus diseños es que son personalizables, un detalle que parece aportar un toque de clase y satisfacer la necesidad de aquellas clientas que cada vez más desean diferenciarse y sentirse únicas. «Bordamos las iniciales o el nombre completo y también podemos coser la inicial en asta. Un servicio que a le gente le encanta».

Tiendas en Bizkaia Los bolsos que llevan tu nombre los crean un padre y su hija en su caserío de Urduliz

Padre e hija optan por modelos básicos en colores fácilmente combinables, como el granate, el beige, el azul o el negro. Pero lo mejor está en el interior: llevan un original forro con un estampado de cactus que la pintora Rut Olabarri diseñó en exclusiva para ellos. «Cuando empezamos, lo usamos únicamente para adornar un pañuelo, pero nos gustó tanto que se ha convertido en nuestra imagen de marca», cuentan. Eso sí, ambos son fieles a los «estampados de toda la vida, que nunca pasan de moda», por lo que su colección también incluye modelos con cuadros vichy, príncipe de Gales, 'animal print'... «Y si nos enamorados de un tejido, lo cogemos, tenemos nuestros caprichitos», aseguran.

Sus bolsos únicos están disponibles en tres tamaños diferentes: 'shopper', que es como «el saco de Mary Poppins donde llevar todo lo necesario»; 'petit', «manejable y coqueto pero espacioso para meter lo imprescindible»; y el 'clutch', su versión 'mini' más sofisticada para brillar en las noches de verano. Los precios van desde los 49 euros que cuestan sus bolsos de mano más económicos hasta los 130 euros de los 'shopper' más caros. Bajo una filosofía de marca que apela a la sostenibilidad, también confeccionan carteras para «sacar el máximo provecho a cada trozo de tela». «En esta casa no se tira nada», recalcan.

Sus creaciones se pueden encontrar en su página web, en su cuenta de Instagram y en la zapatería Madras de Las Arenas. Pero sus planes pasan por conseguir que sus bolsos se vendan en más comercios, «porque a la gente le gusta ver y tocar». «Nos hace mucha ilusión que encanten tanto a chicas que están en la universidad como a señoras de 80 años», celebra Tatiana, embarazada de su segundo hijo. Su ilusión, además de tener en brazos al pequeño Eduardo para septiembre, es seguir escribiendo «con buena letra» una historia familiar de amor por la moda. «La idea es hacerlo cada día un poquito mejor, potenciar la web, las redes sociales... y que mi padre siga ahí por muchos años. Además, mi madre desde allí arriba también nos está echando un mano».

Temas

Bizkaia, Moda
Tendencias

Artículos relacionados

Ten cuidado: Aquí te decimos los peligros de tender la ropa mojada dentro de casa

La aceleradora de Juan Roig, propietario de Mercadona, abre una tienda 'pop up'